Bankia ha obtenido un beneficio neto de 94 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio 2020, un 54% inferior al obtenido en el mismo periodo del año anterior, como consecuencia del adelanto de provisiones para hacer frente a posibles contingencias derivadas de la situación generada por el coronavirus.

En concreto, la entidad ha realizado en el trimestre una dotación de provisiones de carácter extraordinario de 125 millones de euros, con el objetivo de reforzar aún más el balance y contar así con la máxima flexibilidad para atender las necesidades financieras de los clientes. Sin esta provisión, el beneficio habría registrado un descenso del 11,3%.

Por su parte, el beneficio antes de impuestos del trimestre, sin contar la provisión extraordinaria, se situó en los 247 millones de euros, un 8,2% menos.

En este sentido, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha puntualizado que el banco ha realizado una provisión extraordinaria que hace que la cifra total de provisiones se haya más que duplicado.

Además, el directivo ha explicado que “detrás de estas decisiones, está nuestro objetivo de contar con un balance muy sólido, con el fin de apoyar a las familias y las empresas españolas. Somos muy conscientes de nuestra responsabilidad en estos momentos, que es la de estar muy cerca de la sociedad española cuando más nos necesita, y vamos a hacer frente a ella“.

“En el corto plazo nos vamos a enfrentar a unos momentos todavía complejos, en los que la evolución de la pandemia va a ser muy determinante. Pero debemos ir preparando ya la salida de esta crisis y hacerlo con determinación porque el futuro no está escrito, lo escribimos nosotros. El futuro lo construimos entre todos”, ha añadido.

Medidas de apoyo a las familias y empresas

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha puesto en valor las soluciones financieras adoptadas por el Gobierno frente al coronavirus, si bien ha explicado “que en Bankia hemos querido dar un paso más y hemos puesto en marcha un amplio paquete de medidas para prestar apoyo a un mayor número de familias y empresas”.

En este sentido, la entidad ha ampliado hasta 12 meses la moratoria hipotecaria y hasta seis meses la carencia para préstamos personales destinados a consumo. Hasta el momento, Bankia ha recibido más de 19.400 solicitudes de moratoria hipotecaria, mientras que las peticiones para operaciones de consumo alcanzan las 14.100.

Además, ha adelantado el pago de pensiones y prestaciones por desempleo, ha flexibilizado el cobro de comisiones del programa ‘Por Ser Tú’, ha permitido la retirada de efectivo gratuita en toda la red de cajeros de España, ha lanzado un simulador online de moratoria hipotecaria, así como un servicio gratuito de compra a domicilio para clientes pensionistas.

En relación con las empresas, la entidad está participando activamente en el programa de avales diseñado por el Gobierno a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y tramita solicitudes por unos 7.320 millones de euros en préstamos y cuentas de crédito.

Crecen las comisiones

A pesar del entorno actual como consecuencia del impacto del coronavirus, Bankia ha logrado situar el margen bruto en 823 millones de euros, mostrando un avance del 1,1% en tasa interanual y del 17,7% en el trimestre en comparación con el cierre de 2019. Además, el margen neto antes de provisiones sube un 1,2% en el último año.

Este avance está apoyado en los mayores ingresos obtenidos por la venta de carteras de renta fija (ROF) y el buen comportamiento de las comisiones, que han sumado 284 millones de euros, un 9% más en relación con el mismo periodo del año 2019, si bien en términos intertrimestrales se mantienen prácticamente estables (-0,2%).

No obstante, el impacto registrado por la curva de tipos de interés se ha visto reflejado en el margen de intereses del trimestre, que se ha situado en 458 millones de euros (-8,7%), a lo que se suma la menor contribución de las carteras ALCO de renta fija y de los intereses de dudosos.

Por el lado de los gastos, los de explotación han totalizado 461 millones de euros y crecen de manera controlada un 1,1% respecto al primer trimestre de 2019, lo que ha situado la ratio de eficiencia en el 56,1%. Si se ponen en relación los gastos sobre el total de activos ponderados (APR) del banco en el último año, la tasa es del 2,38%, frente a la media del sector, que se sitúa en el 3,55%.

Los activos improductivos brutos (NPAs) a cierre de marzo totalizaban 8.234 millones de euros, lo que representa un 1,4% menos que en diciembre de 2019 y sitúa la tasa en el 6,3% de los riesgos totales del Grupo.

Por su parte, los activos improductivos netos han descendido en el trimestre un 3,2% y su tasa ha bajado hasta el 3,2% de los riesgos.

Reducción de la tasa de mora y más crédito sano

La gestión del riesgo en el trimestre ha permitido reducir la tasa de mora hasta el 4,9%, lo que supone 10 puntos básicos menos que a cierre de 2019, mientras que la reducción con respecto al primer trimestre de 2019 es de 130 puntos básicos. Junto a ello, la tasa de cobertura alcanza el 55,3%, es decir, 1,3 puntos porcentuales por encima del nivel registrado en el trimestre anterior.

El crédito a la clientela bruto ha cerrado el primer trimestre del ejercicio en 121.029 millones de euros, un 0,3% más que a cierre de 2019. Sin considerar los activos dudosos ni las adquisiciones temporales, el crédito a la clientela bruto ha registrado un avance del 0,4%.

Bankia ha resaltado que, un trimestre más y pese al esfuerzo realizado en provisiones por el coronavirus, mantiene el liderazgo en solvencia entre los grandes bancos españoles, tras cerrar marzo con una ratio de capital CET1 fully loaded (sin incluir las plusvalías soberanas latentes a valor razonable) del 12,92%, muy por encima de las exigencias regulatorias, y supone un avance de 7 puntos básicos en el trimestre.

“Lo importante es que, a pesar de este esfuerzo, volvemos a ser capaces de generar capital en el trimestre, y Bankia hoy tiene los niveles de solvencia más altos dentro de los bancos españoles“, ha subrayado el presidente de la entidad.

A marzo de 2020, el CET1 phase in ha sido del 13,98% y el capital total, del 17,73%. Estos niveles representan un exceso de capital sobre los requerimientos mínimos del SREP de 560 puntos básicos y de 498 puntos básicos a nivel total solvencia, respectivamente.

Clientes más digitales

Bankia se ha adaptado al nuevo entorno de relación con sus clientes, como consecuencia de la situación actual, con rapidez y flexibilidad y ha dado un impulso a sus canales digitales con la finalidad de reforzar la atención, si bien ha mantenido el 90% de la red de sucursales abiertas para seguir prestando el servicio con la mayor normalidad posible y con el menor riesgo para usuarios y profesionales del banco. En paralelo, se han reforzado los equipos y los procesos en materia de ciberseguridad.

A cierre del trimestre, el 55,3% de los clientes de Bankia son digitales, mientras que las ventas a través de los canales online del banco representan ya el 40,2%, frente al 23,5% que suponían en el mismo periodo del año anterior.

Los retos del sector bancario tras el coronavirus