Tras un excelente 2019, y un comienzo de 2020 prometedor, la volatilidad comienza a marcar el futuro de los mercados financieros. El brexit, la epidemia por coronavirus, la relación entre Estados Unidos e Irán y la elección del futuro inquilino de la Casa Blanca son los hitos que provocarán incertidumbre a lo largo de todo el ejercicio.

El conflicto EE UU-Irán, y tras el ataque americano en el que falleció el comandante iraní Qassem Soleimani, jefe de las Fuerzas Quds de elite, ya se puso de manifiesto latente el pasado año haciendo que el petróleo Brent superara los 70 dólares por barril. Aunque la tensión ha disminuido, esta situación podría impactar negativamente en los mercados financieros.

Así es Hasan Qashqavi, el hombre fuerte del régimen iraní en España

La epidemia por coronavirus ha conseguido generar mucha volatilidad en los mercados, llevando a las bolsas a cerrar el mes de enero en negativo. El número de afectados a nivel mundial supera las 20.000 personas y hay más de 400 fallecidos. El miedo a la extensión de la enfermedad y el coste económico cruza fronteras. Tanto es así que, el próximo 24 de febrero comienza el Mobile World Congress 2020 de Barcelona y compañías como LG no estarán presentes en el evento.

La salida de Reino Unido de la Unión Europea se ha hecho efectiva este 1 de febrero, pero sin un acuerdo postbrexit. Las negociaciones tienen como fecha límite el próximo 31 de diciembre de 2020, por lo que todavía es pronto para saber cómo repercutirá a nivel internacional.

Además, el próximo mes de noviembre se celebrarán en EE UU nuevas elecciones presidenciales, por lo que el 2020 se presenta como un intenso año de campaña electoral. En este sentido, la volatilidad tiende a ser mayor cuando hay ciclo electoral en este país. No obstante, Trump busca ser reelegido frente a un desconocido candidato demócrata.

La incertidumbre como protagonista

Los mercados financieros han experimentado un extraordinario 2019 de rentabilidades, tanto en renta variable –con menos volatilidad que en 2018– como en renta fija, según explica el Observatorio del inversor de Andbank. No obstante, la sociedad bancaria se muestra prudente en sus estimaciones para el ejercicio que acaba de comenzar.

Por su parte, Allianz Global Investors considera que 2020 “se caracterizará por un crecimiento global deslucido, una ralentización de la economía estadounidense y una persistente incertidumbre con respecto al efecto que tendrán la política monetaria y los políticos en los mercados”. Y aconsejan a los inversores “mantener sus carteras equilibradas, a través de una elevada convicción y una gestión activa del riesgo —sin evitarlo.