Línea Directa Aseguradora se anotó un beneficio neto de 58,3 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 32,4%, al tiempo que los ingresos por primas ascendieron a 710,7 millones de euros, un 4,1% más, en un contexto económico adverso marcado por la inflación.

Línea Directa ha achacado el descenso del beneficio al impacto que ha tenido en la siniestralidad y en el resultado técnico una inflación singular de los costes de reparación en el tercer trimestre estanco y el incremento de la frecuencia siniestral en Autos y Hogar, según ha informado la compañía y recoge Europa Press.

«A pesar del adverso contexto actual que nos está penalizando en el beneficio a corto plazo, Línea Directa mantiene intactos sus fundamentales y estoy convencida de que el trabajo que estamos haciendo se reflejará en el valor a medio y largo plazo», ha subrayado la consejera delegada de Línea Directa Aseguradora, Patricia Ayuela.

El efecto inmediato en la cuenta de resultados de la inflación de costes todavía no se ve compensado, según la firma, por los mayores ingresos por primas, que tienen un ciclo más largo, e hizo que la ratio de siniestralidad del grupo alcanzase el 72,8% (+6,9 puntos porcentuales) y el ratio combinado el 92,9% (+6,5 puntos porcentuales).

Además, la compañía redujo la ratio de gastos, que bajó al 20,1% (-0,4 puntos porcentuales), gracias a su política de control riguroso de los costes generales y su apuesta estratégica por la eficiencia.

Mantiene la retribución al accionista

Línea Directa registra asimismo un nivel de rentabilidad diferencial, con un ROE del 24,2%, fruto de un «buen desempeño de la actividad comercial y la eficiencia de su modelo de negocio directo».

Por otro lado, el margen de solvencia de la compañía se ha situado en el 189,1% y permite al grupo mantener la retribución al accionista.

Los ingresos por primas del grupo crecieron un 4,1%, gracias al crecimiento de los volúmenes de negocio en todas las líneas de negocio en que opera (Autos, Hogar y Salud).

Esta evolución positiva de los ingresos es fruto, según la aseguradora, tanto de la nueva producción como del impulso de la venta cruzada y un incremento de las tasas de fidelización de la cartera, y pone de manifiesto la capacidad de Línea Directa para crecer también en un entorno de debilidad de la demanda.

La cartera de asegurados de la compañía al cierre del tercer trimestre de 2022 se situó en los 3,44 millones de cliente, lo que supone un incremento interanual del 3,5%.

La facturación del negocio de Autos se incrementó un 2,9% hasta septiembre, en línea con el sector, tras crecer un 2,4% en pólizas.

Hogar (+10,2%) y Salud (+11,4%), por su parte, mantienen su crecimiento destacado en primas y suponen ya el 18% del negocio del grupo, lo que permite a la aseguradora avanzar en su estrategia de diversificación de ingresos.