Bankinter registró un beneficio neto de 430,1 millones de euros durante los nueve primeros meses de este año, lo que representa un 21,2% más que en el mismo periodo de 2020, con mejoras en los márgenes y «fuerte» crecimiento del negocio.

Excluyendo la plusvalía por la operación de Línea Directa, el banco supera en beneficio recurrente los resultados de 2021, que incluían cuatro meses de ingresos de la compañía aseguradora, según ha informado la entidad.

Por su parte, el resultado antes de impuestos de la actividad bancaria fue de 601,6 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 35,9%.

Asimismo, el margen de intereses alcanzó 1.065,5 millones de euros, con un alza del 11,6% que recoge una mejora del margen de clientes, y con unas cifras para el trimestre estanco que están, según el grupo, muy por encima de las de anteriores trimestres.

Mientras el margen bruto se situó en 1.517,7 millones de euros, lo que significa un 6,7% más que hace un año, con una «cada vez mayor contribución» del resto de geografías en donde opera el banco: Portugal e Irlanda, y del negocio de EVO Banco.

Del total de esos ingresos, un 70% corresponden al margen de intereses y un 30% a las comisiones.

Estas comisiones o ingresos por las diferentes actividades que realiza el banco sumaron 452 millones de euros hasta septiembre, un 2% más que en el mismo periodo del año anterior.

Los negocios que realizan una mayor contribución a estas comisiones son: la gestión de activos (149 millones de euros), la actividad de cobros y pagos (120 millones), el negocio de valores (85 millones) y las diferencias de cambio (70 millones), entre otros.

Por su parte, el margen de explotación antes de provisiones fue de 862,6 millones de euros, con un crecimiento del 8% tras asumir costes operativos por importe de 655 millones de euros, un 4,9% superiores a los del mismo periodo de 2021, por mayores inversiones en los diferentes negocios y geografías.

«Fuerte» crecimiento

El Grupo Bankinter ha resaltado que concluye el tercer trimestre de 2022 con un «fuerte» crecimiento del balance y de todos los indicadores de negocio, como consecuencia de una actividad comercial que mantiene el buen ritmo del ejercicio y que se traduce en la mejora de todos los márgenes y del consiguiente resultado.

«Estos datos sirven para constatar el potencial de Bankinter para ampliar cuota de mercado en todos aquellos negocios, nacionales e internacionales, en los que opera; y su capacidad para más que compensar con la actividad puramente bancaria los ingresos que hasta abril de 2021 le llegaban procedentes de Línea Directa», ha destacado.

Solvencia y rentabilidad

Toda esa «fortaleza» del negocio se traslada, según la entidad, a los principales ratios e indicadores, que «evidencian la solidez» del balance del banco, así como su nivel de solvencia y rentabilidad.

Esta última, medida en términos de ROE, (rentabilidad sobre recursos propios), se sitúa en el 11,6%, dato entre los más elevados del sector, y con un ROTE del 12,3%.

En cuanto a la solvencia, la ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ alcanza el 11,90%, superando «muy holgadamente» el requisito mínimo exigido por el BCE para una entidad con el nivel de riesgo y el tipo de actividad de Bankinter, que es del 7,726%.

Paralelamente, el banco mantiene «muy por debajo de la media del sector» su nivel de morosidad, con una ratio del 2,10% que es incluso, según el banco, inferior a la de anteriores trimestres y que está treinta puntos básicos por debajo de la de hace un año.

No obstante, Bankinter ha seguido fortaleciendo de forma «prudente» la cobertura de esa morosidad hasta el 65,1%, desde el 62,8% de hace un año.

La ratio de eficiencia se sitúa en el 43,16% frente al 43,87% de hace un año. Esa misma ratio referida a Bankinter España para los últimos 12 meses es del 41,8%.

Casi un 8% más de activos

Por otra parte, los activos totales del grupo se elevaron, al cierre del tercer trimestre, hasta los 110.498,7 millones de euros, siendo esta cifra un 7,8% superior a la de hace un año.

Tanto la inversión crediticia a clientes como los recursos minoristas crecieron en este periodo a doble dígito, «denotando fortaleza comercial en un entorno complejo», según ha destacado la entidad.

El crecimiento de la inversión fue del 10,3% y alcanzó 72.871,1 millones de euros, lo que indica que el banco «ha incrementado su apoyo financiero tanto a familias como a empresas».

Poniendo el foco solo en España, la cartera se incrementó algo menos, un 6,7%, si bien lo hace en términos superiores a la media del sector, que crece un 1,8%, con datos a agosto del Banco de España.

Por lo que se refiere a los recursos minoristas de clientes, estos sumaron en total 76.309,6 millones de euros, un 10,4% más, con un crecimiento en España del 10,6%, «también por encima del sector», que lo hace un 6,1% con datos a agosto.

Por su parte, los recursos gestionados fuera de balance asumen una caída, año contra año, del 7,3%, debido sobre todo a la mala evolución de los mercados y al impacto que ha tenido sobre la valoración de estos activos.