Porsche Cayanne Turbo.

Los consejos de administración y de supervisión del grupo Volkswagen aprobaron este lunes la salida a Bolsa de Porsche mediante una Oferta Pública de Venta (OPV) y se estima que empezará a cotizar en el parqué de Fráncfort (Alemania) para finales de septiembre o principios de octubre, según ha informado el consorcio alemán en un comunicado.

«La salida a Bolsa dará al grupo más flexibilidad empresarial para aplicar la estrategia New Auto y generaría un viento de cola tangible para la transformación hacia una empresa de movilidad integrada», explicó el director financiero del grupo automovilístico, Arno Antlitz.

Así, se ha dividido el capital social de Porsche en un 50% de acciones preferentes y un 50% de acciones ordinarias y se espera colocar hasta un 25% de las acciones preferentes en el mercado como parte de una oferta pública inicial.

Porsche Automobil Holding, accionista mayoritario de Volkswagen, adquiriría el 25% más una acción ordinaria de Porsche al grupo Volkswagen al precio de colocación de las acciones preferentes más una prima del 7,5%.

El Fondo Soberano de Inversión de Catar, Qatar Investment Authority, ha expresado un gran interés en actuar como inversor principal en la salida a Bolsa de Porsche y tiene la intención de comprometerse con una inversión del 4,99% del capital de acciones preferentes.

Además de los inversores institucionales, está previsto que las acciones preferentes se ofrezcan también a inversores privados de Alemania, Austria, Suiza, Francia, Italia y España.

Santander la cabeza en España

Fuentes del mercado confirmaron a Europa Press que será el Banco Santander el que asuma la colocación de las acciones de Porsche para el mercado minorista español.

Así, BofA Securities, Citigroup, Goldman Sachs y J.P. Morgan, BNP Paribas, Deutsche Bank, Morgan Stanley, Banco Santander, Barclays, Société Générale, UniCredit actuarán como ‘bookrunners’ Commerzbank, Crédit Agricole, LBBW y Mizuho actúan como gestores principales, mientras que Mediobanca será el asesor financiero de Porsche.

En caso de éxito, Volkswagen propondría a los accionistas distribuir un dividendo especial por valor del 49% de los ingresos brutos totales de la colocación de las acciones preferentes y la venta de las acciones ordinarias.

Volkswagen seguiría teniendo una participación mayoritaria e incluiría a Porsche en sus estados financieros por consolidación total. Igualmente, la cooperación industrial entre Volkswagen y Porsche continuaría después de la salida a Bolsa.