Cobega cerró 2021 con una facturación de 967 millones de euros, casi un 10% más que el ejercicio anterior y levemente por debajo de los 983 millones registrados en 2019.

El beneficio neto atribuido de la compañía se triplicó, pasando de los 42 millones de euros de 2020 a los 129 millones del año pasado. Sin embargo, fue un 36% inferior al contabilizado en 2019.

La compañía disparó un 386% el resultado de explotación, hasta casi los 59 millones de euros, según publica Expansión.

El holding que agrupa los negocios de la familia Daurella, con los refrescos, el café y la restauración como principales sectores repartió en 2021 dividendos por 58 millones, el doble que en 2020.

Por otro lado, Cobega se anotó el pasado año un beneficio de 773.000 euros por la venta del 50% de Cacaolat a Damm, ahora única propietaria del fabricante de batidos.

En relación al mercado del café, el holding familiar vendió en 2021 los activos de Nespresso en Marruecos y dejó de operar en Argelia, un movimiento que le generó un beneficio de 11,8 millones de euros.