La filial española de Spotify ha registrado en 2021 unas pérdidas de 974.800 euros, una cifra significativa en comparación con los números rojos de 15.217 euros correspondientes al ejercicio anterior y pese a la mejora de casi el 34%, hasta los 10,8 millones de euros, del volumen de negocio –la mayor cantidad desde 2017.

El motivo de esos números rojos no es otro que el fuerte incremento experimentado en su plantilla y, por tanto, en sus gastos de personal. En concreto, el número de empleados a cierre de 2021 se situaba en 77 personas, frente a las 22 de 2020, lo que ha provocado que los gastos de personal se disparen un 128%, hasta los 6,4 millones, más del doble que en el año anterior, cuando esta partida supuso 2,7 millones.

La plataforma de música en streaming a nivel nacional tiene como principal fuente de ingresos la publicidad, que rozó los 8,5 millones, el 79,4% de la facturación total de la compañía y un 42% más que el ejercicio precedente, puesto que la mayoría de la actividad de venta de suscripciones se trasladó a Suecia en 2016, según las cuentas anuales depositadas en le Registro Mercantil recogidas por Cinco Días y Expansión.

Spotify España obtuvo otros 2,2 millones de ingresos por suscripciones de partners.

Pese a ello, la compañía aclara en su memoria financiera que cuenta con el apoyo financiero de su socio único, la matriz sueca, para “posibilitar el cumplimiento de los compromisos y de las obligaciones de pago contraídas por la sociedad”, además de “asegurar la continuidad de sus operaciones”.