La compañía de productos de estética y belleza Coty, dueña de marcas como Rimmel o Max Factor, ha cerrado su tercer trimestre fiscal, finalizado en marzo, con un beneficio neto de 53,6 millones de dólares (51 millones de euros), lo que supone más que triplicar las ganancias en comparación al mismo periodo del ejercicio precedente.

Por su parte, la facturación entre enero y marzo ha sido de 1.186,2 millones (1.122,9 millones de euros), lo que ha supuesto un 15,4% más que en el mismo trimestre el año anterior.

Por segmentos de negocio, las ventas de las marcas de lujo se ha incrementado un 21%, hasta 726,4 millones (687,7 millones de euros), mientras que la división de consumo ha aumentado su facturación un 8%, hasta 459,8 millones (435,3 millones de euros).

El coste de los productos vendidos ha subido un 8%, hasta 423,1 millones (400 millones de euros), mientras que los gastos de venta, generales y administrativos, han crecido un 29,8%, hasta 659,3 millones (624,2 millones de euros).

En el conjunto de los nueve primeros meses de su año fiscal, Coty ha ganado 541 millones de dólares (512,2 millones de euros), frente a las pérdidas de 15,3 millones (14,5 millones de euros) del mismo periodo del ejercicio anterior. De su lado, la facturación neta se ha incrementado un 16,3%, hasta 4.136,1 millones (3.915,9 millones de euros).