El laboratorio alemán BioNTech, responsable junto a la estadounidense Pfizer de una de las vacunas de ARN mensajero contra el covid-19, se ha anotado un beneficio neto de 3.698,8 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un 228% más que los 1.128 millones contabilizados en el mismo periodo de 2021.

Hasta marzo, el laboratorio germano ha disparado sus ventas hasta los 6.374,6 millones de euros, un 211% por encima de los 2.048,4 millones del primer trimestre de 2021 y muy lejos de los ingresos de 27,7 millones de euros del mismo periodo de 2020.

La empresa germana ha explicado que este aumento se debió principalmente «a mayores ingresos comerciales por el suministro y las ventas de la vacuna covid-19 a nivel mundial».

750 millones de dosis vendidas

En el primer trimestre de 2022, BioNTech y Pfizer comercializaron aproximadamente 750 millones de dosis de vacunas contra el covid-19. A finales de abril de 2022, las empresas habían firmado pedidos por unos 2.400 millones de dosis para 2022.

«Como resultado de un mayor volumen de pedidos registrados a fines de 2021 luego de la variante ómicron, comenzamos el año 2022 con fuertes ingresos y ganancias, lo que nos deja bien posicionados para lograr la previsión financiera de 2022», dijo Jens Holstein, director financiero de BioNTech.

De cara al conjunto del ejercicio, el laboratorio germano espera alcanzar ingresos de entre 13.000 y 17.000 millones de euros por las ventas de la vacuna contra el covid-19, incluyendo la expectativa de ventas relacionada con la participación de BioNTech en las ganancias brutas de las ventas la vacuna en los territorios de sus socios, así como las ventas directas a clientes en el territorio de BioNTech y los ingresos esperados generados por productos fabricados por BioNTech y vendidos a sus socios.