Si bien Reuters había informado de que Elon Musk había designado a un nuevo director ejecutivo para Twitter, se espera que —cuando complete su adquisicón por 44 mil millones de dólares (41,87 mil millones de euros)— se convierta en CEO temporal de la red social, según ha informado CNBC el jueves, horas después de que Musk revelara en una presentación ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) que su propuesta de compra cuenta con más de una docena de personas y firmas de inversión.

Según ha mostrado el magnate ante la SEC, ha obtenido 7,1 mil millones de dólares (6,76 mil millones de euros) en compromisos de capital de un grupo de inversores que incluyen el fundador de Oracle, Larry Ellison, el Príncipe Alwaleed de Arabia Saudita y el intercambio de criptomonedas chino Binance. El dinero obtenido reduce la presión sobre su fortuna personal al financiar la oferta, según el informe de la SEC. Con estos nuevos coinversores, Musk podrá usar menos deuda, lo que a su vez depende de un alto precio de las acciones de Tesla.

Además, Musk continúa negociando con Jack Dorsey, el cofundador de Twitter y exdirector ejecutivo de la compañía, que sigue siendo miembro de la junta, para que también participe en su oferta. Dorsey ha expresado públicamente su apoyo a la adquisición de Musk a pesar de que pueda cambiar sustancialmente la dirección de la empresa, un camino que el propio Dorsey había trazado para la empresa como director ejecutivo hasta noviembre pasado.

Otras firmas y personas notables involucradas en los nuevos compromisos de capital: Fidelity, Brookfield, el fondo de riqueza soberana de Qatar, Draper Fisher Jurvetson, Andreessen Horowitz y Sequoia. Hasta cierto punto, el grupo representa un conjunto familiar de rostros de Musk World: Ellison es un amigo desde hace mucho tiempo y forma parte del directorio de Tesla, mientras que el cofundador de Andreessen Horowitz, Marc Andreessen, ha sido un destacado partidario de la adquisición de Musk en Twitter. Él y su cofundador Ben Horowitz comparten la creencia de Musk de que Twitter se ha movido demasiado agresivamente para frenar el discurso en la plataforma.

Si bien Twitter es una gran promesa como plaza pública, sufre una gran cantidad de problemas difíciles que van desde bots hasta abuso y censura. Ser una empresa pública que depende únicamente de un modelo comercial publicitario exacerba todo esto”, escribió Horowitz en Twitter el jueves. “Elon es la única persona que conocemos y quizás la única persona en el mundo que tiene el coraje, la brillantez y las habilidades para arreglar todo esto”.

El mayor compromiso de capital es el de 1 mil millones de dólares (950 millones de euros) de Ellison, seguido de Sequoia (800 millones de dólares o 761,34 milones de euros), la firma de capital de riesgo de tecnología VyCapital (700 millones de dólares o 666,18 millones de euros) y Binance (500 millones de dólares o 475,84 millones de euros). Alwaleed, que inicialmente se opuso a la oferta de 54,20 dólares (51,58 euros) por acción, invertirá sus 35 millones de dólares (33,31 millones de euros) de Twitter en la compra de Musk, una participación con un valor de alrededor de 1,7 mil millones de dólares (1,62 mil millones de euros) al precio actual de las acciones de Twitter.

En poco más de un mes, ha Musk ha pasado de revelar inicialmente su gran inversión en Twitter, una participación del 9,2%, a hacer una oferta no solicitada por la empresa y obtener la aprobación de la junta. Gran parte de la visión de Musk para Twitter sigue oscurecida, aunque ha dicho de forma destacada que le gustaría que se viera como políticamente neutral y permitiera más discursos. Al igual que muchas otras empresas de redes sociales, Twitter recibe quejas de los liberales, que dicen que hace muy poco para combatir el mal contenido, y de los conservadores, que dicen que ejerce demasiado control sobre el contenido. Los accionistas votarán sobre la oferta de Musk en las próximas semanas, y la compañía espera que el acuerdo finalice a fines de este año.

Cuando Musk detalló por primera vez el financiamiento en torno a su oferta, dijo que planeaba usar un préstamo de margen de 12,5 mil millones de dólares (11,90 mil millones de euros), asegurándolo con sus acciones de Tesla. Musk obtiene la gran mayoría de su fortuna de 265 mil millones de dólares (252,20 mil millones de euros) de acciones de Tesla con pocos activos líquidos. Ahora planea usar un préstamo de margen de 6,25 mil millones de dólares (5,95 mil millones de euros), utilizando los inversores de capital recién llegados para compensar la diferencia.

Cualquier cosa para reducir el tamaño del préstamo de margen es bueno para Musk. Está el tema de los pagos de intereses a una tasa del 4%, que devengan cuotas mensuales. Le ahorrará decenas de millones de dólares. Eso puede parecer una miseria para un multimillonario, pero tiene poco dinero en efectivo. También es bueno para los accionistas de Tesla. Si algo salió mal con las acciones de Tesla y comenzaron a caer, Musk podría verse envuelto en una llamada de margen, en la que tendría que vender acciones de Tesla, empeorando aún más la situación, para volver a asegurar su participación en Twitter.

Ha sido un movimiento financiero y estratégico inteligente por parte de Musk que será bien recibido en todos los ámbitos y también muestra que el acuerdo de Twitter ahora está en camino de lograrse para fines de este año”, dice Dan Ives, analista de Wedbush que cubre Tesla.

Estas son las cuentas actuales: 13 mil millones de dólares (12,37 mil millones de euros) en préstamos típicos de compra apalancada que van en los libros de Twitter, 6,25 mil millones de dólares (5,95 mil millones de euros) en un préstamo de margen, 7,1 mil millones de Ellison y el resto (6,76 mil millones de euros) y 21,5 mil millones de dólares (20,46 mil millones de euros) en efectivo. Musk es responsable del efectivo, y últimamente ha estado vendiendo acciones de Tesla para recaudar fondos, por un valor aproximado de 8 mil millones de dólares (7,61 mil millones de euros), lo que ha pesado sobre las acciones de Tesla.

Musk ha dicho que no está planeando más ventas de acciones de Tesla. Por supuesto, podría cambiar de opinión y vender más. Pero dados los comentarios en la última presentación de la SEC, incluida la parte sobre Dorsey, parece que Musk espera reducir la cantidad de efectivo atrayendo a más inversores.

Las acciones de Twitter subieron casi un 3% en las operaciones previas a la comercialización a más de 50 dólares (47,58 euros), todavía muy lejos del precio propuesto por Musk. Señala que los compromisos de capital han asegurado a algunos inversores que la compra se llevará a cabo, pero persisten algunas dudas.