El mercado inmobiliario atravesó dificultades como resultado de la crisis del covid. Sin embargo, las oportunidades cada vez están apareciendo con mayor frecuencia y las promotoras con sello de calidad son las claras ganadoras de un escenario que presenta atractivo sin olvidarse de los retos.

El sector está en un cambio constante. Además, se ve afectado por factores exógenos como, por ejemplo, los cambios demográficos, laborales y de mano de obra, y también de costes de materiales.

Con este telón de fondo, el mercado está desarrollando nuevas vías de inversión, especialmente después de la crisis del 2008. Ahora, no existe únicamente el clásico ahorrador que invierte en vivienda. El entorno de la inversión está ofreciendo nuevas oportunidades adaptadas a todos los bolsillos.

A los ya más clásicos como las socimis o simples participaciones en fondos de inversión en el mercado inmobiliario, ahora están surgiendo nuevas alternativas como la financiación participativa, que permite invertir en el sector.

Es en este contexto en el que se erigen como grandes protagonistas las empresas con calidad, con baja carga de deuda, y con gran experiencia a sus espaldas. Es el caso de JAMSA, un proyecto empresarial con más de 50 años de experiencia y enorme en el sector inmobiliario. Se trata de un grupo muy sólido desde el punto de vista patrimonial y de solvencia, pues ha sido capaz de combatir las grandes crisis, como la del 2008 y la ocasionada por el coronavirus, con entereza. Representa los valores anteriormente citados.

“El hecho de ser promotores y constructores no solo nos permite lograr las cotas de calidad y los compromisos que acordamos con el comprador, sino que nos hace tener un control exhaustivo y un conocimiento detallado de dichas áreas”, resaltan desde la compañía. “Pero, además, aportamos un conocimiento como inversores, y como asesores técnicos, legales y administrativos, y por supuesto, como conocedores del mercado inmobiliario”, destacan en el mismo sentido.

Encontrar una misma empresa promotora, constructora y de gestión es complicado en la actualidad. De ahí al valor añadido de JAMSA como jugador dentro de la industria inmobiliaria. La compañía construye únicamente sus propias promociones, con el objetivo de garantizar el éxito y la calidad de todos sus proyectos pudiendo ejecutarlos en plazo y calidades correspondientes.

GRUPO JAMSA CONSTRUYE SUS PROPIAS PROMOCIONES, PARA GARANTIZAR EL ÉXITO Y LA CALIDAD DE TODOS SUS PROYECTOS

Los fondos actualmente están cambiando de tendencia bajando la calidad de sus productos destinados al mercado del alquiler. Esto es un factor muy determinante, ya que los clientes agradecen que la propia promotora sea la que construye el proyecto. De ahí a que las señas de identidad más representativas sean la de la calidad, la excelencia y la atención personalizada.

“Lo que hacemos es que, sin dejar de ser consciente de cuáles han sido los valores que nos han permitido llegar hasta aquí, es seguir utilizando dichos pilares para afrontar el futuro y combinarlo con la búsqueda de nuevas oportunidades y vías donde nuestro gran valor añadido pueda reportar grandes beneficios a otros potenciales socios estratégicos”, repasa el grupo.

El momento presente marca el camino a futuro. A pesar de la crisis ocasionada por el Covid, de hecho, la compañía no ha reducido el ritmo. Ha seguido desarrollando todas las promociones que tenían prevista. Un ejemplo sería la entrega de sus viviendas de Córdoba (La Caléndula) y Estepona (Wellingtonia). Así, en la actualidad, tienen 24 promociones dentro de su plan de negocio o, lo que es lo mismo, unas 700 viviendas de obra nueva en construcción.

JAMSA abarca un perfil realmente amplio. En primer lugar, los clientes particulares que necesitan una vivienda habitual, que acuden a la compañía por ser referente en el desarrollo urbanístico de su ciudad, como en el caso de Santander o Córdoba.

Y, en segundo lugar, aquellos que, por la óptima ubicación de la promoción, pueden invertir en viviendas que sean útiles tanto de primera como de segunda residencia, posibilitando además de su disfrute, una inversión de alta rentabilidad para alquilar bien con carácter estacional, como las que JAMSA está desarrollando en Loredo o en Estepona.

E igualmente abarcan proyectos de gran lujo, que suelen ir destinado más bien a un cliente extranjero. En este caso, tienen gran experiencia en la Costa del Sol, destacando las urbanizaciones de lujo y las villas de Marbella, y los proyectos de Mijas y de Estepona.

Estos son mimbres más que de sobra para que el grupo no se conforme. El horizonte es amplio. “Hay que seguir creciendo, de una manera sostenida, pero ampliando miras, ya que damos unos servicios de 360 grados, que nos permite la posibilidad de abrir nuevas vías donde optimizar todo el valor añadido que podemos aportar”, sentencian.