2020 iba a ser el año del 5G, pero el covid-19 truncó los planes del sector. Sin embargo, las telecos han seguido trabajando en su despliegue en todo el mundo, con un ritmo de adopción mucho más acelerado que el de la generación anterior, la 4G.

Esta nueva tecnología está pensada para el Internet de las cosas (IoT), ya que sus enormes posibilidades hacen que sea útil no sólo para los teléfonos móviles, sino también para proveer conectividad a una gran cantidad de dispositivos. Es una red más estable y de mayor alcance que las actuales redes 4G. Otras de sus grandes ventajas es que ofrece conexiones con más velocidad y menor latencia (el tiempo de respuesta web).

El enorme potencial que esta red puede traer en los distintos sectores económicos es uno de los motores que mueve a las telecos para acelerar en sus planes de despliegue. Es el caso de Telefónica, que cerró el primer trimestre de 2021 con una cobertura 5G del 80% de la población con la instalación de nodos que ofrecen cobertura a más de 37 millones de habitantes y 1.253 municipios de toda España.

“La puesta en marcha de nuestra red de 5G el pasado septiembre fue un salto de nivel hacia la hiperconectividad, que cambiará el futuro de España. Seguimos ejecutando nuestro plan estratégico en este año 2021 tras un 2020 desafiante en el que Telefónica ha avanzado para favorecer el acceso de la población al 5G. En España nuestro compromiso ha sido siempre contribuir de forma decisiva a la digitalización del país. De hecho España lidera hoy las infraestructuras digitales de Europa con la red más extensa de fibra óptica y lo seguiremos haciendo con el despliegue del 5G”, aseguraba el presidente de la multinacional, José María Álvarez-Pallete.

En la misma línea, Orange, en línea con su mapa de ruta, anunciaba a principios de mayo que ya son 442 ciudades de 38 provincias las que pueden disfrutar de la nueva red móvil de la compañía. Esta cifra supone alcanzar casi un 28% de cobertura poblacional.

Entre sus objetivos está seguir trabajando para «llegar a más de la mitad de la población en 2021 y a más del 90% en 2022».

Por su parte, Vodafone ya ofrece cobertura 5G en las principales ciudades de España, como son Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Málaga; mientras que MásMóvil confirmaba el pasado mes de abril que Yoigo ha ampliado la cobertura de sus servicios 5G a más de 200 municipios y ciudades de 35 provincias españolas.

Futuro prometedor

En 2022 se espera que se supere la barrera de los 1.000 millones de suscripciones mundiales a 5G y, para finales de 2026, la cifra puede incluso superar los 3.300 millones, según el estudio ‘The Ericsson Mobility Report’.

El despegue definitivo de la 5G se producirá, por tanto, a lo largo de los próximos cinco años. Sin embargo, la distribución de los usuarios 5G por regiones se prevé muy desigual, como vemos en la siguiente infografía elaborada por Statista.

Más infografías en Statista

De los más de 1.000 millones de suscripciones móviles a redes 5G previstas para 2022, la mayoría de ellas –825 millones– tendrían su sede en Asia y Oceanía; unos 122 millones estarían en América del Norte; 84 millones en Europa; y alrededor de 31 millones en América Latina.