El primer cuatrimestre de 2020 trajo una pandemia que nos cogió a todos por sorpresa. La economía, en el sentido más amplio de la palabra, ha sufrido las consecuencias de la COVID-19, y la sociedad ha tenido que adaptarse a una ‘nueva normalidad‘.

Ahora que el año está a punto de terminar y es hora de plantearse los propósitos para 2021, quizá hayas pensando en poner en marcha un negocio. ¿Por qué no?

Emprender nunca es fácil y siempre requiere grandes cantidades de ilusión y trabajo. Los obstáculos que te puedes encontrar por el camino son muchos, sobre todo si te lanzas sin haber investigado bien antes. Pero (casi) todo tiene solución. Estos consejos te ayudarán a que puedas prevenir posibles dificultades antes de que sucedan:

  1. Investiga las necesidades de la sociedad y ofrece la solución al problema que hayas detectado. Tu producto o servicio debería ser la respuesta y convertirse en la idea de negocio.
  2. Los buenos proyectos son importantes, pero conocer el mercado también lo es. Fórmate.
  3. Prueba tu producto o servicio: haz estudios de mercado.
  4. ¿Ya tienes claro qué necesita la población? Prepara una buena propuesta de venta para captar inversores y clientes.
  5. Crea tu propia marca destacando sobre las demás.
  6. Y luego, ¿qué? Separa la responsabilidad de la empresa y la del emprendedor. Tener una forma jurídica bien definida es básico y te ayudará a ello.
  7. Si quieres crecer, lo más aconsejable es que te autofinancies con las ventas para que el crecimiento sea orgánico y sostenido. Pero si fuera necesario, busca financiación externa.
Más sobre negocios: