El funcionamiento de una pequeña empresa no se trata sólo de trabajar para uno mismo o trabajando desde casa, se trata también de tener la capacidad de gestión necesarias, experiencia en la industria, capacidades técnicas, financieras y por supuesto una idea innovadora y el valor para alcanzarla.
SoyEntrepeneur, recoge los puntos de los que menos se habla a la hora de abrir un negocio.

¿Qué documentos nos piden?

Antes realizar los trámites requeridos para iniciar tu negocio, evalúa que toda tu documentación esté en orden: que los datos en tu acta de nacimiento sean correctos, los datos en tu identificación oficial (DNI, pasaporte, cartilla militar, carnet profesional) sean fidedignos y vigentes. Y un detalle más: tu firma. A partir de ahora tu firma va a ser un símbolo identitario más del negocio. Busca una que sea profesional y encaje bien con él.

¿Qué pasa con Hacienda?

En España se realiza a través del NIF (Número de identificación fiscal), que se basa en el DNI (Documento nacional de identidad) cuando se trata de nacionales y en el NIE (Número de identificación de extranjero) en el caso de los no nacionales; y a través del CIF Código de identificación fiscal para el caso de personas jurídicas.

Si ya cuentas con él, es importante verificar su estado, y si no lo tienes hay que tramitarlo. ¿Qué implicación tendrá en mi negocio? Todo aspecto tributario gira alrededor de esto. Dependiendo de tu tipo de negocio, los clientes te exigirán facturas por sus compras, para lo cual debes estar registrado (no queremos perder ventas cuando estamos comenzando).

¿Y cómo se llamará mi negocio?

Encontrar el nombre para tu empresa es casi tan complicado como buscar nombre para un bebé. Debe ser perfecto y debe estar disponible. Para esto, debemos consultar las bases de datos del OEPM, el Organismo Público responsable del registro y la concesión de las instituto distintas modalidades de Propiedad Industrial (nombre y logo de tu empresa).

¿Qué ve el cliente en mi y en mi empresa?

De ahora en adelante deberás de pensar dos veces en lo que publicas en tus redes sociales. Ya sean mensajes públicos a amigos, inclinaciones políticas u opiniones personales.

Respecto a tu empresa, ¿dónde estará localizada? ¿Tienes los recursos suficientes para que el cliente se sienta cómodo en caso de una visita a tus instalaciones? ¿Inspira tu oficina una imagen de confianza y profesionalidad?
¿Necesitas contratar una oficina virtual?

¿Cómo serán las ventas?

¿Cómo manejarás las relaciones con tus clientes? Este punto es sumamente importante, ya que se refiere a la generación de ingresos en tu negocio. Las relaciones personales es el primer punto para reclutar clientes, pero es importante que te des a conocer lo antes posible con las estrategias que mejor encajen con la filosofía de tu negocio.