1. Tus capacidades no están valoradas
Te has dado cuenta de que la empresa donde trabajas no tiene en cuenta el potencial de tus cualidades y no saca partido de tu rendimiento laboral. Sientes que podrías hacer más y obtener más beneficio de tu trabajo.

2. Tus ideas triunfan
Sueles hacer partícipes a tus compañeros de todas las ideas que rondan en tu cabeza. Casi todas tienen una gran aceptación y sorprenden a los profesionales con los que te reunes. Es un síntoma de que quieres experimentar nuevas fórmulas de negocio y tienes la clave para que se hagan posible.

3. Eres una persona emprendedora
Siempre has sabido que podrías encabezar la dirección de una empresa porque tus conocimientos y tu capacidad de responsabilidad te lo permiten. Intentas estudiar a fondo el mercado y estás atento a cualquier oportunidad que encuentres para aprovecharla al máximo.

4. Has visto ese espacio vacío que nadie ve
Tu constante formación y la implicación por desarrollarte profesionalmente han hecho que vayas por delante de otros. Sabes que en el mercado hay nuevos proyectos que pueden encajar con el ritmo de la sociedad y crees tener el adecuado para crear tu negocio.

5. Cuentas con el trabajo de profesionales
Has sabido ganarte el aprecio de tus compañeros de profesión y quieren formar parte de tu equipo. Es momento de poner en marcha tu negocio porque sabes que tu equipo estará formado por personas cualificadas para desempeñar un gran trabajo y comprometidas con lo que hacen.

6. Tu cuenta bancaria está en auge
Los trabajos que has ido realizando durante tus años como empleado te han dado una solvencia económica que, ahora, te ayudará. Has sabido administrarte bien y tienes ahorros para invertir en tu negocio. Sabes que no perderás dinero porque estás seguro del camino que quieres emprender.

7. Estas harto de jefes incompetentes
Tus experiencias laborales no han sido totalmente satisfactorias porque nunca has admirado al líder de tu empresa. Has tenido jefes que no han sabido estar a la altura de las circunstancias y han conseguido desmotivarte. Quieres volver a tener el entusiasmo con el que empezaste tu carrera laboral.

8. Quieres probar cosas nuevas
Sabes que tu negocio puede triunfar pero también eres consciente de la posibilidad de fracasar. Aún así, en tu interior sientes que, al menos, tienes que intentarlo y averiguar por ti mismo qué pasará. Sabes que, aunque no consigas lo que quieres, será una experiencia espectacular.

9. Cuentas con el apoyo de tu entorno
Te sientes privilegiado porque, tanto tus familiares como tus amigos han sabido comprender tus ganas por conseguir alcanzar el éxito con un negocio propio y apoyan tu elección. Es importante que cuando inicies tu camino como empresario estés arropado por la gente que te quiere. En los momentos difíciles, los necesitarás.

10. Siempre has soñado con esto
Quizás es el punto en el que más te tienes que apoyar cuando decidas dar vida a tu empresa. Los sueños se pueden hacer realidad si haces algo para conseguirlo. La vida te está presentado la oportunidad de hacer lo que siempre has querido. No le des la espalda y lánzate a conquistar tus metas.