Ross Mackay y Eliott Kessas (veganos de toda la vida) emigraron de Escocia a Estados Unidos con un sueño y un objetivo: fundar una marca de comida vegana. Fue así como nació Daring Foods, una startup de nuggets de pollo sin carne, que tiene como objetivo reducir el consumo de carne no saludable y crear alimentos más amigables con el medio ambiente. Al principio, se puso de moda. Los empaques de Daring tenían un espacio asegurado en las estanterías de las tiendas Sprouts, Whole Foods, Albertsons y Target, unos de los supermercados más famosos de Estados Unidos.

Paulatinamente llegaron las grandes ganancias de dinero. En octubre de 2021, la marca con sede en Los Ángeles, que aún no tiene dos años de vida, recaudó 65 millones de dólares. Los inversores de este negocio incluyeron a D1 Capital Partners, un fondo de cobertura que respalda a empresas como Instacart, así como al DJ Steve Aoki y la superestrella del tenis Naomi Osaka.

Sin embargo, menos de un año después, el fondo económico de la compañía se está derrumbando. Hay más de 100 empresas de nuggets de pollo a base de plantas, muchas de ellas con productos similares en sabor y textura. Para destacar por sobre todas las empresas, Daring contrató a los recién casados ​​Kourtney Kardashian y Travis Barker para que se hicieran fotos comiendo los nuggets veganos. No estaba claro si el resultado: 1,2 millones de me gusta en la publicación de Kardashian; 5 millones en un video que publicó Daring, fuera suficiente para aumentar considerablemente las ventas. 

Hay demasiadas marcas que luchan por un espacio en los estantes de los supermercados, y los pocos chefs que adoptan productos sin carne para sus restaurantes son reacios a mantener elementos impopulares en el menú. Los inversores andan con cuidado ahora con la crisis económica derivada del coronavirus y de la guerra entre Rusia y Ucrania.

“Somos conscientes de la situación. Tenemos que ser lo más efectivos y eficientes posible”, dijo a Forbes Mackay, CEO de Daring.

Las carnes de origen vegetal parecen desvanecerse antes de que la tendencia realmente se ponga en marcha. Durante las primeras semanas de la pandemia, las ventas de carne falsa crecieron un 200 % en los puntos de venta minoristas, y la exageración que generó ayudó al sector a obtener más de 2.000 millones en financiamiento. Sin embargo, aparte de ese breve aumento en 2020, los alimentos no se han vendido bien. En 2021, las ventas en EE. UU. se estancaron, según los últimos datos de la Plant-Based Foods Association.

 El crecimiento global de las ventas minoristas anuales en dólares también se ha ralentizado. El año pasado aumentaron un 17 % a 5.600 millones de dólares después de crecer un 33 % en 2020.

Se estima que 79 millones de hogares estadounidenses están comprando alternativas (vegetales) a la carne, según la asociación, pero ha habido pocos cambios en esa cantidad de personas desde 2020. La pregunta sigue siendo si los clientes que compran productos análogos simplemente están probando nuevos alimentos o si vuelven a comprarlos de nuevo una y otra vez. Hasta ahora, los datos minoristas muestran que las tasas de compras repetidas han aumentado en pulgadas, del 78 % de los clientes en 2020 al 79 % en 2021.

“Con la carne de origen vegetal casi no hay compra repetida”, dijo la inversionista Catha Groot, socia de Radicle Impact, el fondo cofundado por Kat Taylor, la esposa del multimillonario Tom Steyer. “Los lácteos de origen vegetal están mucho más adelantados y se compran mucho más”.

Las alternativas a la leche y otros productos lácteos han captado alrededor del 15 % de las ventas totales, mientras que las ventas de productos cárnicos veganos apenas han arañado la superficie del volumen total de carne, que comprende menos del 1 % de toda la carne consumida en los Estados Unidos.

Groot dice que, a pesar de los desafíos que se avecinan, sigue siendo optimista con respecto a la carne sin carne. “Los apremiantes desafíos ambientales y sociales requieren una acción social urgente”, dijo Groot. “Estamos soñando si pensamos que podemos continuar con el statu quo de la misma manera”.

No se suponía que fuera de esta manera. Se suponía que los clientes aceptarían los productos cárnicos sin carne por su sabor y textura, pero también porque eran mejores para sus cuerpos y para el medio ambiente. Se suponía que las ventas se incendiarían. En la última década, las nuevas empresas recaudaron una cantidad récord de dinero para la industria alimentaria y el año pasado la fueron 4.000 mil millones, según Pitchbook. Se estima que hay 800 nuevas empresas de carne sin carne en todo el mundo.

Las inversiones en muchas de esas nuevas empresas ahora se están cancelando, ya no están mirando el precio de las acciones de Beyond Meat, la estrella de la industria que había estado cotizando a un múltiplo altísimo similar al de Tesla, pero que este año ha caído a aproximadamente una décima parte de su precio más alto. 

Muchos inversionistas que inundaron el mercado de la tecnología de alimentos con fondos nuevos y listos para implementar, habían valorado muy alto algunas nuevas empresas de alimentos. Ahora esas valoraciones están volviendo a la realidad.

Se espera que docenas de las nuevas empresas de carne vegetal fracasen, quiebren o sean adquiridas por su propiedad intelectual. Algunos, incluida la mantequilla a base de plantas de Fora, ya lo han hecho.

“Va a haber una reorganización y una consolidación”, dijo a Forbes Kevin Boylan, uno de los primeros patrocinadores de Beyond Meat, cuya firma Powerplant Ventures ha invertido en 40 nuevas empresas. 

Cuando Boyan cofundó Powerplant hace ocho años para invertir en ideas libres de carne, concretí 21 acuerdos con diferentes empresas del sector vegano. Ahora, Powerplant tiene 500 millones de dólares en activos bajo gestión en tres fondos, y el año pasado el sector registró más de 250 acuerdos.

“Vimos muchas firmas de inversión, realmente tecnológicas, entrando en nuestra área. La comida es muy diferente”, dijo Boylan. «Estas nuevas empresas tenían ingresos previos y buscaban una valoración de 100 millones, antes del dinero».

Ya ha habido aumentos que no han ido bien, dijo Boylan. Algunos fundadores han recibido ofertas este año que fueron la mitad de lo que esperaban. Las valoraciones se están rebajando en algunos lugares en un tercio o más.

El año pasado fue el primer año en que hubo una disminución en la inversión en nuevas empresas basadas en plantas. El sector recaudó 2.100 millones en 2020, según el Good Food Institute, 1.900 millones en 2021. La negociación se ha desacelerado aún más en 2022. Se ha comenzado a destinar más dinero a nuevas empresas de proteínas alternativas que promocionan la fermentación y la carne cultivada, que enfrentan grandes desafíos en términos de costos con producción a escala, así como suficiente capacidad de fabricación.

Parte del retroceso se debe a que los mercados públicos se amargaron con Beyond Meat. Cuando Beyond debutó en 2019, generó un gran revuelo y miles de millones en fondos para alimentos de origen vegetal. Pero no duró. En julio de 2019, Beyond estaba valorado en casi 15.000 mil millones. Ahora es un poco menos de 2.000 millones. Las mediocres ventas de la compañía pueden tener algo que ver con eso. Beyond también es apenas rentable en un nivel de margen bruto, mientras que más del 35% de las acciones de Beyond están actualmente en corto, la mayor participación de acciones en corto en la historia.

Después del último fracaso de ganancias de Beyond Meat el mes pasado, algunos analistas están preocupados por el potencial a largo plazo para la adopción comercial de alimentos habilitados por tecnología. «Este mercado tardará en desarrollarse por sí solo», dijo a Forbes John Baumgartner, director gerente y analista senior de investigación de acciones de consumo de Mizuho Americas.

Un portavoz de Beyond Meat dijo: “Creemos que los fundamentos subyacentes que han impulsado el crecimiento de la compañía en los últimos años son sólidos y estamos comprometidos a avanzar en nuestra misión de llevar carnes de origen vegetal y sus beneficios para la salud y el medio ambiente a los consumidores de todo el mundo.»

Pero Beyond y su principal rival, Impossible Foods, pueden permitirse el lujo de pagar las tarifas de ubicación que cobran los supermercados para colocar productos en lugares destacados, mientras que las marcas más jóvenes tienen demasiada escasez de efectivo. Eso continuará dando a las nuevas empresas mejor financiadas como Beyond e Impossible una ventaja sobre la competencia.

“Hay buenas intenciones detrás de estos negocios, pero el mercado es más pequeño de lo que la gente imaginaba”, dijo a Forbes el inversionista Tyler Morgan, socio de Boulder Food Group, que ha respaldado a Meati a base de hongos. “El mercado no puede soportar 100 negocios alternativos de carne. Apenas puede soportar tantos negocios de carne animal y esa industria es 30 veces más grande”.

Impossible Foods también enfrenta una batalla legal por la patente de su ingrediente clave, el hemoEl resultado del caso dictará los estándares sobre qué ingredientes se pueden usar para el resto de la industria basada en plantas, y si Impossible tiene derecho a reclamar el hemo, que se deriva de la raíz de una planta de soya, como su propiedad intelectual protegida.

Impossible ha dicho a los inversores que está a punto de salir a bolsa, pero no lo ha hecho. Ahora que Wall Street está en medio de un mercado bajista y la economía está a punto de caer en recesión, es posible que Impossible haya perdido su ventana. Se estima que el último aumento de capital de la compañía, una Serie H en noviembre, ha valorado a Impossible en alrededor de 7.000 millones.

La decisión de Impossible de seguir siendo una empresa privada es «una elección estratégica deliberada», según un portavoz de la empresa. Las ventas minoristas aumentaron un 70% el año pasado y el balance de la empresa es sólido, sin deudas, dijo el vocero. “Por supuesto, una oferta pública inicial está sobre la mesa, pero en nuestros términos”, dijo el portavoz. La compañía es «la marca de más rápido crecimiento en el comercio minorista en todas las categorías de productos que ingresamos: carne molida, empanadas, nuggets de pollo, albóndigas» y su carne molida se sirve en 40.000 ubicaciones, incluidas Applebee’s y en las aerolíneas Delta y United, dijo el vocero. .

David Barber, cofundador de Almanac y ahora socio de Astanor Ventures, dijo a Forbes que todavía existe la posibilidad de que las empresas de carne sin carne sobrevivan y prosperen, pero el éxito estará determinado por la ejecución.

“Las empresas que realmente brindan diferenciación (salud, sabor, conveniencia o precio) van a ganar”, dijo Barber. “Pero tienen que estar enfocados con láser en lo que están ofreciendo para atravesar todo el ruido. Y no faltará el ruido”.