El adelanto electoral en la Comunidad de Madrid deja a cientos de pymes y familias sin el fondo de rescate prometido para paliar los efectos de la pandemia. El gobierno madrileño presentó en enero una batería de medidas que incluían una dotación de 400 millones para asistir a familias y otros 600 millones para ayudar a pymes, autónomos y compañías.

Sin embargo, la decisión de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso de convocar elecciones anticipadas, que se celebrarían el 4 de mayo si sigue adelante la convocatoria y no se admiten las mociones de censura presentadas desde Más Madrid y PSOE, ha echado por tierra los planes económicos para ayudar a los empresarios y familias en la comunidad.

De esos 600 millones, 235 millones iban a ser a fondo perdido, como explicó el ya cesado consejero de Economía madrileño, Manuel Giménez, en enero. De ese monto, 150 millones se destinarían a ayudar a pymes, 85 millones iban dirigidos a sectores muy castigados por la pandemia como la hostelería y el turismo, y otros 85 millones a autónomos.

El objetivo del plan era salvar a alrededor de 41.000 pymes y autónomos que ven su negocio comprometido tras un año de restricciones por la situación sanitaria. Con estas ayudas se lograría preservar 100.000 puestos de trabajo, se impulsaría la creación de al menos 12.000 nuevos puestos y la formación de alrededor de 30.000 personas, como recuerda el diario CincoDías.

Los empresarios madrileños tendrán que esperar

El jarro de agua fría deja a los empresarios y familias madrileños sin ayudas a la vista, a la espera de que se resuelva el embrollo político y se forme nuevo gobierno. Este jueves se publicó en el boletín oficial de la Comunidad el decreto de disolución de la Asamblea y se fijó la cita electoral para el próximo 4 de mayo. Con este horizonte, las empresas y familias madrileñas no tendrán noticias de nuevas ayudas hasta junio, momento en que se prevé que se constituya la nueva Cámara regional.