Federico Zivani, CEO de Gerald Charles, apunta a un concepto vivo de la alta relojería: «Cuenta mucho con el pasado pero es la mano del hombre que da vida al acero dando un impulso nuevo a la marca».

Una de las claves en la renovación de la firma ha sido la reciente incorporación a Gerald Charles de Octavio García, uno de los maestros relojeros más prestigiosos del mundo, que reflexiona sobre sus creaciones así: «Un reloj para mí es una expresión última del artesano al nivel más alto posible en cuanto a técnica, diseño y también en sentido comercial».

Ambos coinciden en la extraordinaria relevancia de una alianza adecuada con los distribuidores óptimos, últimos intermediarios entre la firma y el cliente final.

Zivani afirma: «La clave de la colaboración con Chocron en el mercado español, sobre todo en Madrid, donde Chocron tiene una presencia muy fuerte -también en la capital de la Costa del Sol y el mercado de África- es la relación personal entre ambos equipos: el equipo de Chocron y el equipo de Gerard Charles. Los puntos de venta son muy importantes para mantener una relación directa, familiar, con los clientes locales».

Añade García: «La conexión con el público siempre es magnífica ya que nos permite comprender la pasión y la emoción que un producto manufacturado con el alma puede provocar».