Según el estudio Deporte y bienestar laboral elaborado por Urban Sports Club, el pasado septiembre, antes de que el coronavirus llegara a nuestras vidas el 72,6% de los encuestados practicaba deporte al menos dos o tres veces por semana, un porcentaje que se habría precipitado al 61,7%. La pandemia ha impulsado el teletrabajo, pero también ha ocasionado que muchas personas lleven una vida más sedentaria, al no tenerse que desplazar físicamente a sus oficinas y poder cumplir con su jornada laboral desde la comodidad de sus hogares.

Las organizaciones pueden jugar un papel importante para hacer que sus trabajadores mantengan una vida más activa y saludable. El estudio arroja que los empleados puntúan con un 4,1 de media sobre 10 el fomento del deporte por parte de las empresas entre la plantilla. Además, un 39% estaría interesado en que su compañía adoptara medidas para velar por su bienestar emocional.

Las empresas tienen la oportunidad de brindar a sus plantillas beneficios sociales y corporativos para proteger su salud, mantener la motivación y retener el talento. Así, una opción muy recomendable es que les faciliten el acceso a actividades deportivas para mantenerse en forma y con buen ánimo.

Esto, al fin y al cabo, también redunda en el beneficio de las propias compañías, ya que al hacer deporte, los empleados se encuentran mejor y velan por su salud mental. Practicar actividades deportivas con regularidad puede ser una buena forma de combatir el llamado síndrome de ‘burnout’ o del ‘trabajador quemado’. Este bienestar en la plantilla hace que haya menos bajas y, por lo tanto, menos rotación.

Hay que integrar la necesidad de practicar deporte en el ámbito empresarial.

Urban Sports Club proporciona a las organizaciones y a sus empleados mucha flexibilidad para que se ejerciten donde quieran y como quieran. A través de una sola suscripción estos pueden disfrutar de medio centenar de actividades diferentes en más de 10.000 centros deportivos de toda Europa. Así, podrán entrenar desde su ciudad, pero también hacerlo si se encuentran de viaje de trabajo por algún lugar del Viejo Continente. Al mismo tiempo, es una fórmula que va como anillo al dedo a los nómadas digitales que haya en el equipo.

En pleno proceso de expansión, en España ya es posible encontrar centros asociados en Barcelona, Bilbao, Granada, Madrid, Pontevedra, Sevilla, Valencia, Vigo, Zaragoza… y creciendo. Mientras que fuera del país hay alternativas en Alemania, Bélgica, Francia, Italia y Portugal. Es algo que va ampliándose, por lo que mediante la geolocalización es fácil ver qué espacios hay cerca, en cada momento.

Urban Sports Club no es una cadena de gimnasios. Sus usuarios tienen acceso a una amplia variedad de centros pequeños, medianos y grandes, algunos especializados en una actividad o con variedad. Y pueden escoger entre infinidad de propuestas, como fitness, CrossFit, pilates, yoga, boxeo, indoor cycling, natación, running, escalada, aqua gym, tenis, padel, danza, pole dance, meditación y un largo etcétera.

Además, los trabajadores pueden optar también por entrenos al aire libre, actividades de bienestar y masajes si necesitan relajarse o clases online en directo si están en casa.

Empleados más sanos, mejor empresa

Desde Urban Sports Club creen firmemente en la necesidad de un Plan por el Deporte para Empleados. La firma considera que, al igual que se está hablando de planes de conciliación, hay que integrar en la necesidad de practicar deporte en el ámbito empresarial.

Son muchas las empresas que ya han probado las ventajas de la suscripción de Urban Sports Club para su plantilla y la recomiendan para mejorar el bienestar de los trabajadores. “Gracias a Urban Sports Club hemos conseguido proporcionar una oferta deportiva completa y flexible para que todos nuestros empleados accedan a todo tipo de entrenamientos. Su amplia oferta de centros deportivos (ya sea de manera presencial -indoor y outdoor- o con clases online en directo) es, sin duda, un plus. Además, el equipo siempre ha estado dispuesto a ayudarnos con ideas adaptadas a cualquiera de nuestras necesidades”, comenta Yolanda Sánchez”, Head of Talent de Mimacom.

“Como profesional de los Recursos Humanos recomiendo Urban Sports Club por la atención recibida por parte de todo el equipo y por su gran trabajo, siempre buscando soluciones y esforzándose por promocionar la marca y captar la atención de los empleados a través de comunicaciones atractivas que fomenten la actividad física y el bienestar psicológico. La recomiendo personalmente, porque con esta app tienes la oportunidad de probar diferentes deportes y descubrir nuevos sitios y todas las actividades que realmente te gustan”, señala Verónica Bastos Pargas, People Operations en Fintonic.

Flexibilidad y libertad, también es salud

La compañía comenzó a ofrecer clases online en abril de 2020, en las primeras semanas del confinamiento, para facilitar la práctica del deporte a las personas mientras estaban en sus hogares y, al mismo tiempo, ayudar a los centros deportivos a seguir obteniendo ingresos económicos y garantizar su supervivencia. Sin embargo, ahora la situación es otra y la amplia oferta indoor, outdoor y clases online en directo facilitan que la propuesta se adapte a las diferentes necesidades de los empleados, sin que el dónde y el cómo sean una limitación en sus beneficios, sino todo lo contrario. 

Los usuarios pueden reservar las actividades que deseen a través de la aplicación móvil de Urban Sports Club para iOS o Android. Solo tienen que escoger el centro y el deporte que desean y marcar el día y la fecha. Una vez efectuada la reserva, reciben un email de confirmación. En el caso de clases online, también les llega un segundo correo con el link e instrucciones para sumarse a los directos.

La suscripción de Urban Sports Club parte de los 29 euros mensuales para cuatro check-ins, aunque también hay opciones de 59 euros, 99 euros o 129 euros que ofrecen entrenos ilimitados. No obstante, la compañía ofrece descuentos para las empresas que contraten estas como un beneficio social.

La firma, de origen alemán, fue fundada en 2012 y aterrizó en España en enero de 2019 mediante la adquisición de Bonofit, especializada en centros de fitness boutique con tarifa plana. Hoy, a penas poco más de dos años después se ha convertido en el mejor aliado de quienes están comprometidos con su salud, pero también con la flexibilidad y libertad de su propio estilo de vida.