SpaceX presuntamente pagó 250.000 dólares (237.000 euros) por un acuerdo en 2018 para silenciar las acusaciones en contra de Elon Musk por hacerle proposiciones sexuales a una azafata a bordo de uno de los aviones corporativos de la compañía, informó Insider el jueves. El multimillonario niega estas acusaciones a través de su cuenta de Twitter.

Hechos clave

La azafata le dijo a una amiga que Musk le propuso matrimonio en 2016 en su cabina privada durante un vuelo a Londres, según informó Insider, citando documentos y correos electrónicos (que la web no publicó íntegramente), así como una declaración firmada por la amiga de la azafata.

Musk presuntamente «expuso sus genitales» al asistente, le tocó el muslo y dijo que le compraría un caballo si ella le daba un «masaje erótico». Además, la asistente le dijo a su amiga que, después de que ella rechazara las supuestas propuestas de Musk, sus turnos de trabajo se redujeron, dándole la impresión de que estaba siendo castigada, explica Insider .

De acuerdo a la publicación, la azafata presentó una queja ante el departamento de recursos humanos de SpaceX en 2018, que se resolvió sin llegar a un arbitraje, después de que la mujer firmara un acuerdo para no demandar ni divulgar información sobre Musk o sus negocios, a cambio de una indemnización de 250.000 dólares.

En un correo electrónico a Insider, Musk aseguró que las acusaciones son una «pieza de éxito políticamente motivada» y afirmó que había «mucho más en esta historia», y luego tuiteó que «los ataques contra él deben verse a través de una lente política”.

Musk y SpaceX no han respondido a Forbes sobre este caso.

Según los informes de Insider, después de que la azafata comenzar a trabajar como miembro de la tripulación de cabina, la instaron a convertirse en masajista con licencia para poder dar masajes a Musk.

SpaceX emplea a un masajista interno y ofrece masajes como beneficio adicional a algunos empleados. Musk no ha sido acusado públicamente de conducta sexual inapropiada antes, aunque cuatro ex pasantes de SpaceX alegaron públicamente que enfrentaron acoso sexual en la compañía, incluido el acaparamiento no consensuado de empleados varones. 

La presidenta y directora de operaciones de SpaceX, Gwynne Shotwell, prometió a los empleados que la compañía «investigaría rigurosamente» todas las denuncias de acoso, aunque al menos uno de los pasantes dijo que nunca recibió una respuesta a las denuncias de conducta sexual inapropiada que presentó ante el departamento de recursos humanos de la empresa, según reporta el New York Times .Seis mujeres también demandaron a Tesla, donde Musk es el director ejecutivo, alegando que otros empleados las sometieron a un «acoso sexual desenfrenado».

Además de sus funciones en Tesla y SpaceX, Musk posee una participación del 9.2% en Twitter, y la junta directiva de la compañía de redes sociales aceptó su oferta de comprar toda la compañía por  44.000 millones de dólares. El multimillonario dijo la semana pasada que su acuerdo para adquirir Twitter está «en suspenso», citando preocupaciones aparentes sobre la magnitud del problema de las cuentas de spam de Twitter, pero la junta directiva de la red social dice que sí tienen intención de cerrar el trato.