El líder de la comida rápida en el mundo, McDonald’s, anunció este lunes que oficialmente se retirará del país y venderá sus 858 tiendas, en reacción a la invasión en Ucrania por parte del presidente ruso Vladimir Putin. En marzo ya habían declarado que paralizaban las operaciones.

“Estamos comprometidos con nuestra comunidad mundial y debemos permanecer inflexibles en nuestros valores”, declaró el director general del grupo, Chris Kempczinski, en un comunicado de la empresa. “Respetar nuestros valores significa que no podemos seguir manteniendo. Se trata de un asunto complicado, sin precedentes y con profundas consecuencias en Rusia, añadió.

La decisión le costará de 1.200 millones a 1.400 millones de dólares (1.300 millones de euros), según ha explicado la empresa en un comunicado.

La cadena de comida estadounidense fue una de las primeras marcas occidentales en establecerse en Moscú en 1990, antes de la caída de la Unión Soviética y poco después del muro de Berlín.

La empresa tiene 39.000 restaurantes en más de 100 países de todo el mundo. El 95% de ellos está gestionado por operadores locales, principalmente franquicias.