El precio de la energía se ha disparado en los últimos meses hasta alcanzar récords históricos, por lo que los expertos recomiendan usar renovables y poner en funcionamiento la lavadora o el lavavajillas en las horas más baratas para ahorrar en la factura de la luz.

Asimismo, aconsejan desenchufar –siempre que se pueda– secadores, portátiles o cargadores de móvil y utilizar bombillas LED.

Otra de las medidas que proponen es que se revise la potencia contratada. Si es muy alta y no se necesita, recomiendan bajar los kilowatios para ahorrar en la factura. ¿Y qué ocurre con al tarifa?

Elección de la tarifa

El ahorro se ha convertido en el principal factor para contratar una tarifa de luz y gas, por eso os recomendamos seguir estos consejos de Gana Energía para conocer los tipos de tarifas y las claves para optimizar la factura de la luz.

  • Precio de coste vs precio fijo

En las tarifas a precio de coste, o indexadas, el precio corresponde a lo que marca el mercado mayorista, correspondiendo al coste de producción de la electricidad y a la ley de oferta y demanda. Este tipo de tarifas no protegen al consumidor de posibles subidas inesperadas del precio.

Lee también: Cómo ahorrar calefacción este invierno (sin congelarte)

En las tarifas de precio fijo son las comercializadoras las que marcan el coste del servicio. En este caso, el precio no varía según las fluctuaciones del mercado, sino que es estable. Actualmente, centrándose en la seguridad y el ahorro, las tarifas 24 horas o tarifas por tramos son las más demandadas por los consumidores, si bien no son las únicas opciones que existen en el mercado.

  • Tarifas de precio fijo: tarifa 24 horas o tarifa por tramos

Si se contrata una tarifa con precio fijo las 24 horas, los tramos horarios desaparecen y el usuario tiene el mismo precio durante todo el día. Por tanto, el consumidor no tiene que preocuparse de cuál es el periodo más económico para consumir.

En cambio, contratar una tarifa por tramos supone convivir con los periodos horarios –valle, llano y punta o los que ofrezca la comercializadora en cada caso-. Por tanto, el precio que se refleja en la factura será mayor o menor dependiendo de la hora a la que se consuma. Estos tramos horarios son un gran aliado para realizar un consumo eficiente que permite ahorrar siempre y cuando el usuario adapte sus hábitos a dichas franjas.

Para elegir entre una y otra, los consumidores tendrán que conocer cuáles son las horas en las que se suele producir el consumo de energía en la vivienda y observar si coincide con los periodos de menor coste. De ser así, la discriminación horaria es la mejor opción ya que permite aprovechar las horas más baratas.

La posibilidad de una tarifa 24 horas permite priorizar la tranquilidad de no tener que depender de horarios y poder consumir siempre que se necesite, aunque pueda suponer un pequeño incremento en la factura.

  • Diferentes periodos de energia

Horas valle: son aquellas en las que el coste de la energía es menor. De lunes a viernes, tiene lugar entre las 24:00 y las 08:00, y los fines de semana y los festivos nacionales de forma ininterrumpida.

Lee también: Así puede reducir la factura de la luz la eficiencia energética

Periodo llano: entre las 08:00 y 10:00, entre las 14:00 y las 18:00; y entre las 22:00 y 24:00.

Horas punta: son aquellos tramos en los que la energía tiene mayor importe. Corresponde a los periodos de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00.