Las sanciones a Rusia por la invasión a Ucrania han pasado de la esfera institucional y política a la empresarial. Son muchas las compañías de distintos sectores que han decidido paralizar su negocio en el país dirigido por Putin como respuesta a la guerra. La industria de la moda es una de ellas. Compañías como Inditex, H&M, Nike y Adidas han echado el cierre a sus tiendas en el territorio ruso, con las consecuencias que eso acarrea para la economía rusa y también para sus propias cuentas.

Según datos de Euromonitor International, sólo estas cuatro empresas del sector textil dejarán de ingresar 3.000 millones de euros cada año que dure el cierre debido al conflicto. Esto se debe a que Rusia es uno de los principales mercados de todas ellas. Repasamos el peso que tienen en el país compañías de la industria de la moda que han decidido echar el cierre temporalmente.

Inditex ha suspendido su actividad de forma temporal en las 502 tiendas que tiene en Rusia y también en el canal online. Es en torno a un 8% de los establecimientos que tiene en todo el mundo la empresa de Amancio Ortega (más de 6.500 de todas sus diferentes marcas). Sin embargo, desde la compañía aseguran que, aunque «Rusia constituye alrededor del 8,5% del EBIT global del grupo, las tiendas operan en régimen de alquiler, por lo que la inversión no es relevante desde el punto de vista financiero». Su cifra de negocio en Rusia ronda los 1.600 millones de euros.

Mango también ha puesto en stand by sus ventas en el país, según ha comunicado: «Mango ha tomado la decisión de cesar temporalmente sus operaciones en Rusia, cerrando sus tiendas propias y su plataforma ‘on line’ propia y paralizando el envío de nueva mercancía hacia el país». Algo más de la mitad de sus tiendas (65 de las 120 totales) son franquicias que podrán seguir operando. La empresa no ha cuantificado aún el efecto que tendrá sobre sus cuentas la decisión tomada.

Tendam (grupo al que pertenecen firmas como Cortefiel, Pedro del Hierro, Springfield o Women’secret) también ha echado el cierre de sus 50 establecimientos que emplean a 400 personas. Y el caso de Tous es similar. Al igual que Inditex, ya no permite la compra online y ha paralizado sus ventas en los 32 establecimientos de su propiedad en la geografía rusa. También cuenta con 23 franquicias, que seguirán abiertas.

H&M (compañía que tiene bajo su paraguas marcas como H&M, COS, Weekday, Monki, &Other Stories o Arket) abrió durante el último año siete tiendas en Rusia y sus ventas superaron los 700 millones de euros en el pasado ejercicio. Ahora, cierra las 168 que tiene en el país. «El Grupo H&M ha decidido paralizar temporalmente todas sus ventas en Rusia», anunciaba en un comunicado, en el que también aseguraba estar «profundamente preocupado por los trágicos acontecimientos que están teniendo lugar en Ucrania, y apoya a todas las personas que están sufriendo».

Nike es otra de las compañías que ha decidido tomar medidas. En su caso, las tiendas permanecerán abiertas, aunque paraliza las ventas online. Según la empresa, la medida se debe a que «no puede garantizar la entrega de productos a clientes en Rusia. Como resultado, las compras de productos en Nike.com y la aplicación Nike no están disponibles temporalmente en esta región. Visita tu tienda Nike más cercana».

Con una facturación similar a la de la marca deportiva (unos 145 millones), Gucci y Levi’s también han decidido cerrar sus tiendas en el país. Adidas, que factura unos 260 millones, decidió finalizar su contrato de patrocinio con la selección rusa de futbol tras la invasión rusa a Ucrania; y también ha cerrado sus locales en el país. Por último, Hugo Boss, que tiene una cuota de mercado de 0,7%, ha tomado la misma decisión.