La incursión del director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, en los efectos visuales a través de su tienda Weta Digital ha dado sus frutos. La firma con sede en Nueva Zelanda, que cofundó para proporcionar efectos para Heavenly Creatures (1994), se ha convertido en toda una potencia de Hollywood, proporcionando imágenes generadas por ordenador para todo, desde Lobezno (2013) hasta la nueva versión de 2019 de La Dama y el Vagabundo.

Este mes de noviembre, Weta anunció la venta de una parte de sus activos por 1.600 millones de dólares (1.421,7 millones de euros) a Unity Software, que fabrica software para videojuegos. FORBES estima, de forma conservadora, que el acuerdo convierte oficialmente a Jackson en multimillonario.

Jackson, junto con su compañera de vida Fran Walsh, posee una participación del 60% de Weta, según los archivos reguladores de Nueva Zelanda. Unity, que cotiza en la bolsa de Nueva York, pagará mil millones de dólares (algo más de 888 millones de euros) en efectivo y el resto en acciones, lo que se traduce en unos 600 millones de dólares (533,2 millones de euros) en efectivo y 375 millones en acciones para Jackson, que también dirigió King Kong (2005) y las tres películas del Hobbit (2012-14).

Cabe destacar que Nueva Zelanda no suele aplicar el impuesto sobre las ganancias de capital, lo que significa que Jackson se lleva una paga mayor que la que obtendría en Estados Unidos.

Jackson no es el único nombre famoso que está de enhorabuena. El superfan de El Señor de los Anillos, Sean Parker, el inversor tecnológico multimillonario conocido por fundar Napster y ser el primer presidente de Facebook, tiene una participación del 25% en Weta, con un valor de 400 millones de dólares antes de impuestos. Aparte de confirmar la exactitud de las presentaciones de Nueva Zelanda, ni Jackson, Parker ni Weta respondieron a las solicitudes de comentarios.

Jackson ya era rico antes de la venta de Weta. Según fuentes consultadas por FORBES, Jackson ganó 10 millones de dólares por adelantado por cada una de las tres películas de El Señor de los Anillos (2001-2003), con al menos otro 10% de las ganancias obtenidas de los ingresos de taquilla de cada película. La trilogía fue un éxito rotundo, consiguiendo 17 premios Oscar (incluidos los premios a Mejor Director y Mejor Película) y un total de ingresos brutos de taquilla en todo el mundo de casi 3 mil millones de dólares.

La trilogía de El Hobbit, la precuela de El señor de los anillos, le dio a Jackson un beneficio aún mayor; probablemente 20 millones de dólares por película, según los informes de ese momento. En total, las películas de El Hobbit recaudaron otros 3 mil millones de dólares en todo el mundo en la taquilla.

Weta fue cofundada por Jackson con Jamie Selkirk y Richard Taylor en 1993 para crear efectos visuales para el debut cinematográfico de Kate Winslet en Heavenly Creatures. La tienda continuó trabajando en algunas otras películas de finales de los 90, incluido el drama de ciencia ficción de 1997 Contact. Pero no fue hasta que El señor de los anillos llegase a la pantalla grande que Jackson y Weta se hicieron conocidos por sus obras maestras de efectos visuales.

La firma utilizó la captura de movimiento del actor Andy Serkis para crear la ahora icónica visualización en pantalla del personaje Gollum, el hobbit convertido en monstruo a través de su obsesión con el “precioso” anillo. También desarrolló un software personalizado para representar las escenas de batalla en la trilogía, asuntos de «elenco de miles» que llevaron la tecnología CGI a sus límites.

Weta hizo a Pandora y sus seres de piel azul para el Avatar de Eyebender 3D (2009). Fue responsable de las escenas de batalla a gran escala y del penetrante fuego de dragón en la última temporada de Juego de Tronos de HBO. Este año, las huellas dactilares de Weta se encuentran en el éxito pospandémico Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos y El Escuadrón Suicida.

El acuerdo con Unity es específico para el conjunto de herramientas de efectos visuales de Weta y su tecnología subyacente, además de 275 de los ingenieros de la empresa. Una vez que se firme el trato, esas partes de Weta estarán bajo el paraguas de Unity. ¿Su meta? Hacer que el conjunto de efectos visuales de Weta esté disponible para creadores de todo el mundo a través de la nube: un software para gobernarlos a todos.

Suben las acciones de Unity Software

A veces, a la segunda va la vencida. Al menos ese es el caso del CEO de Unity Software, John Riccitiello, que se ha convertido en el nuevo multimillonario de la industria de los videojuegos gracias a la subida de las acciones de la empresa, justo ocho años después de su sonada salida del gigante de los videojuegos EA (Electronic Arts).

Riccitiello se unió en 2014 como CEO a Unity, el fabricante de software de videojuegos con sede en San Francisco cuyos productos se utilizaron para ayudar a crear éxitos como Pokemon Go, Among Us y Overcooked.

El ejecutivo, de 63 años, tiene ahora un valor estimado de 1.400 millones de dólares (1.244,4 millones de euros), debido en gran parte a la aceleración del valor de las acciones de Unity, que se han triplicado desde la salida a bolsa de la compañía en septiembre de 2020. Riccitiello tiene 3,5 millones de acciones de Unity. También tiene opciones para comprar casi 2,8 millones de acciones más, además de que ha amasado unos 215 millones de dólares (191 millones de euros) (después de impuestos) por ventas pasadas de acciones de Unity y EA.

La fortuna de Riccitiello recibió un impulso con el reciente anuncio de la mayor adquisición de Unity hasta la fecha: la división tecnológica de Weta Digital, el estudio de efectos visuales cofundado por el director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson.

Las acciones de Unity han subido un 15%, hasta 197,55 dólares, desde que se conoció la noticia del acuerdo, que también ha hecho multimillonario a Jackson.