356 obras de arte. Más de 35 millones de euros. Dos días. Estas tres cifras resumen lo que ha sido la puja de la colección privada de arte de Bowie, que Sotheby’s subastó en Londres la pasada semana con un éxito incontestable. Como ejercicio de calentamiento previo al gran día, la colección completa se exhibió durante diez días en la casa de subastas de la capital británico bajo el título de Bowie Collector (‘Bowie coleccionista’). Además, durante el verano una muestra de las treinta piezas más representativas de la colección se exhibió en Londres, Los Ángeles, Nueva York y Hong Kong.

La obra que logró levantar la cantidad más elevada fue Air Power, del artista estadounidense Jean-Michel Basquiat, que se vendió por 7,1 millones de libras (8,1 millones de euros). No fue la única obra del pintor presente en la puja: también Untitle se vendió por 2,3 millones de libras (2,7 millones de euros), más del doble de su valor estimado.

Muchas otras obras lograron levantar grandes sumas de dinero. Head of Gerda Boehm, de Frank Auerbach, se vendió por 3,7 millones de libras (4,3 millones de euros). Witmess y Trevalgan, ambas del pintor Peter Lanyon, se saldaron por 661.817 y 361.095 euros cada una.