Spotify lleva dos años registrando un crecimiento imparable en su base de subscriptores de pago. Pero lo de 2016 es otra historia: si en enero de este mismo año contaba solo con 15 millones de subscriptores, estos se duplicaron hasta los 30 millones dos meses después, en marzo. Seis meses después, la famosa red social de reproducción de música en streaming anuncia que el número de usuarios que paga por obtener sus servicios premium alcanza ya los 40 millones.

Ni comunicados oficiales, ni notas de prensa: la noticia la ha dado el CEO de Spotify, Daniel Ek, de primera mano desde su cuenta de Twitter, tal y como se estila en los últimos tiempos. “Los cuarenta son los nuevos treinta… millones” ha bromeado en un tweet.

Spotify cuenta, además, con un amplio número de usuarios que se benefician de los servicios gratuitos que ofrece la compañía. En concreto, el número total de subscriptores contando tanto los que pagan y los que no, superaba los 100 millones el pasado junio.

Este nuevo dato pone todavía más distancia entre Spotify y Apple Music, su competidor más directo, que pese a sus esfuerzos por reinventarse no llega siquiera a la mitad de subscriptores de pago con que cuenta la primera, con 17 millones de subscriptores de pago. Aunque es cierto que Apple Music lleva mucho menos tiempo en el mercado que Spotify (se lanzó hace menos de dos años, en enero de 2015, mientras que la compañía capitaneada por Daniel Ek está disponible desde 2008), todo apunta a que no va a ser tarea fácil convencer a los usuarios del servicio gratuito de que se conviertan en subscriptores de pago.

Sin embargo, hay que recordar que cuando Apple Music alcanzó los 15 millones de subscriptores cuando solo se había cumplido un año de su lanzamiento, protagonizó el crecimiento más meteórico de la historia de los servicios de música en streaming.