“Ford producirá de forma masiva coches completamente autónomos dentro de cinco años. Esto significa que no habrá volante, acelerador, frenos y, desde luego, no se necesitará un conductor“. Así ha anunciado Mark Fields, presidente de la compañía, la existencia de un nuevo y potente competidor en la exigente carrera hacia la conquista del coche cien por cien autónomo.

El ambicioso proyecto de llenar las carreteras de vehículos sin conductor en tan solo cinco años se encuadra en el Ford Smart Mobility, el plan de la empresa para convertirse en líder en una aspiración que ha dejado de parecer futurista y propia de la ciencia-ficción. El resultado de más de una década de investigación será un Ford nivel SAE 4 diseñado específicamente para ofrecer de forma comercial servicios de transporte compartido que estarán disponibles a gran escala.

“La próxima década estará marcada por la automatización del automóvil, y veremos cómo los vehículos autónomos tendrán un impacto muy importante en nuestra sociedad, tal y como sucedió hace más de cien años cuando empezaron a fabricarse en serio los coches Ford”, ha declarado Fields, que quiso destacar, además, que en Ford están “volcados en llevar a las carreteras un coche autónomo que mejore la seguridad y resuelva los desafíos sociales y medioambientales que afectan a millones de personas, y no solo a aquellos que pueden permitirse un coche caro”.

Para ello, Ford planea triplicar en 2016 su flota de pruebas de coches autónomos con la meta de que sea mayor que la de cualquier otro fabricante. Un total de 30 Fusion Hybrid completamente autopilotados que circularán por las carreteras de California, Arizona y Michigan, número que prevén volver a triplicar el año que viene.

Lo cierto es que Ford fue la empresa pionera en probar sus vehículos autónomos en Mcity, un entorno urbano simulado en la Universidad de Michigan, y también el primero en ensayar con este tipo de coches tanto en la nieve como en oscuridad total. Con este nuevo anuncio la compañía estadounidense añade una muesca más a su cinturón de logros en el campo.

Para lograr esta gesta en un periodo de tiempo tan reducido Ford está trabajando en un total de cuatro proyectos de colaboración para avanzar en las investigaciones relacionadas con los sensores LiDAR, inteligencia artificial y visión computarizada, reconocimiento facial y mapas 3D, entre otros.

“Ford lleva desarrollando y probando coches autónomos desde hace más de diez años”, aseguró Rak Nair, vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Global de Producto de Ford Motor Company. “Contamos con una ventaja estratégica gracias a nuestra facilidad para combinar tecnologías informáticas y de captación de datos, con la tecnología necesaria para fabricar coches de alta calidad. Esto es lo que se requiere para hacer realidad la conducción autónoma para millones de personas en todo el mundo“.