El cálculo incluye todos los conceptos (sueldos, dietas, retribución en acciones, bonus, indemnizaciones y pensiones para los que fueron despedidos) y se basa en las retribuciones individuales de los consejeros de las empresas cotizadas en España, única información que el regulador bursátil obliga a desglosar. En esta línea, excluyendo a los altos directivos (las empresas sólo informan de manera agregada de sus sueldos), 27 de ellos recibieron una retribución superior a los 3 millones de euros y en el recuento solo hay una mujer, Ana Patricia Botín, presidenta del Santander, número 13 del ranking y con un sueldo de 7,498 millones en 2015.

El cómputo lo lideran los principales ejecutivos de las empresas del Ibex 35, aunque también aparecen nombres de los máximos responsables de compañías que no cotizan en el Ibex, pero que forman parte de la élite empresarial española, como Abengoa, Talgo o Applus. Abengoa entró en preconcurso de acreedores el 26 de noviembre y pese a ello, su consejo de administración ha sido el mejor pagado de la bolsa española en 2015 (32,192 millones de euros), gracias a las millonarias indemnizaciones (cobraron 24 millones entre los dos) que se repartieron su expresidente y ex consejero delegado, Felipe Benjumea y Manuel Sánchez Ortega, y que actualmente investiga la Audiencia Nacional.

Los cuatro primeros puestos del ranking de los mejor pagados están ocupados por ejecutivos que cesaron en sus funciones y que multiplicaron su remuneración gracias a los beneficios pactados por contrato. Pero en quinto lugar aparece el nombre del presidente ejecutivo del mayor grupo textil del mundo y mejor pagado de 2015, Pablo Isla (Inditex). Le sigue Carlos de Palacio Oriol (Talgo), José María Oriol Fabra (Talgo), Willie Walsh de grupo IAG (Iberia, Veling y Britsh Airways) y José Ignacio Sánchez Galán de la eléctrica Iberdrola. Estos son los diez mejor retribuidos.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11545]