La presencia de inversores internacionales en la Bolsa española sigue aumentando año tras año. Los no residentes controlaban el 50,2% de la capitalización bursátil de las empresas cotizadas españolas, dos puntos porcentuales más que el año anterior, lo que supone el cuarto récord histórico consecutivo.

En una década, la segunda del siglo XXI, los inversores extranjeros han aumentado diez puntos su peso en la Bolsa española, desde el 40,1% al 50,2%. Entre 2009 y 2019, el peso de los no residentes había aumentado en casi 10 puntos, desde el 40,1% al 50,2%.

Si bien dentro del grupo de los inversores extranjeros hay empresas internacionales con participaciones relevantes en cotizadas españolas, los principales inversores son los denominados institucionales, es decir, gestoras de fondos de inversión y de planes de pensiones, compañías de seguros e incluso bancos de inversión que mantienen carteras de acciones.

El 41% en manos de inversores institucionales

De acuerdo con un informe de la OCDE de octubre de 2019, que analiza 10.000 grandes cotizadas que suman el 90% de la capitalización bursátil global, un 41% del capital de las empresas cotizadas en todo el mundo está en manos de estos inversores institucionales.

En el estudio también se destaca que las inversiones transfronterizas están aumentando y casi el 75% de las adquisiciones las realizan inversores con domicilio en Europa y EE UU.

En 2020, la incertidumbre que ha producido la pandemia también ha afectado a los valores bursátiles de las cotizadas españolas por lo que habrá que esperar al informe del BME para ver el impacto real.