A finales del pasado año, las ventas del móvil más internacional, el iPhone, batían récords hasta ahora inexistentes: sus beneficios superaban a los de Microsoft y Google de forma conjunta con todos sus negocios y crecían en un 38% respecto a las ganancias del año anterior.

Así las cosas, el aparatito que ya va por su sexta edición hacía ganar a la compañía unos nada despreciables 45.000 millones de euros, que superaría en 8,000 millones a los negocios de Microsoft y Google, que por otra parte siguen siendo empresas punteras en su campo.

Para que nos hagamos una idea del tirón del iPhone: en solo tres meses, la versión 6 recaudó 51.100 millones, superando en un 21% a ambas empresas. Esto se debe al tirón del celular en Asia, donde las ventas aumentaron en un 70% respecto a 2013.

La multinacional que fundó Steve Jobs ubicada en San Francisco vende cada hora 34.000 iPhones alrededor del mundo, lo que la sitúa como la firma líder tecnológica de teléfonos y que ya planea lanzar en los próximos meses un nuevo modelo de móvil que volverá a romper los récords adquiridos.