4 millones de dólares es el módico precio que pagan marcas como Toyota, T-Mobile o Pizza Hut o la ya clásica Budweiser para ser vistos en el show.

Esta cuantía sería la media por unos 30 segundos de anuncio, aunque, según las marcas esto sería toda una ganga ya que las ganancias posteriores son abismales. El año pasado el presupuesto final ascendió a más de 300 millones de dólares, mientras que, año tras año, el costo de exhibición es más alto: en 2008 costaba 2,1 millones de dólares.

Lee también: Eurovisión 2021 | ¿Cuánto cuesta la participación de España en el Festival?

Esta audiencia es superior a eventos como Eurovisión o la gala de The Oscars, siendo además los anuncios un atractivo que los televidentes no obvian, ya que saben cuánto vale exponerse en ese momento. Todo es redondo para la empresa que anuncia.

Empresarios y publicistas de todo el mundo se frotan las patitas mientras que el encuentro deportivo se convierte en un mero pretexto para amasar decenas de millones.