Si hay un evento audiovisual en el mundo que levante expectación, filias y fobias a partes iguales, ese es Eurovisión. El Festival europeo de la Canción retoma este mayo su actividad tras el primer parón vivido en sus 65 años de historia por la pandemia. Y esta edición el reto es mayúsculo: convertirse en un referente mundial para retomar la ‘normalidad’ en la celebración de eventos multitudinarios.

Para España, la canción esta vez vuelve a repetirse. La candidatura de RTVE y Blas Cantó llegaron a Rotterdam con muy malas expectativas en las encuestas y con los ojos puestos en Malta, Italia o Francia, que partían como favoritos.

Y año tras año surge la misma pregunta: si la candidatura española en las últimas ediciones queda en posiciones muy mediocres (no entra en el top 10 desde 2014), ¿es rentable para RTVE presentarse a Eurovisión?

Las audiencias millonarias del Festival

La retransmisión de Eurovisión 2021 desde Rotterdam ha obtenido en España un 29,4% de cuota de pantalla, con 4.071.000 espectadores, disparándose el share en las votaciones hasta el 34,1%.

En la edición celebra en Tel Aviv en 2019, Eurovisión alcanzó los 182 millones de espectadores, según los datos compartidos por la UER.

La propia organización asegura en su comunicado que esa cifra duplica a la audiencia normal que suelen tener las cadenas que lo retransmiten en esa misma franja horaria cualquier otro sábado.

En el caso de España, que en 2019 contaba con la participación de Miki Núñez y la canción ‘La Venda’, la audiencia de TVE se disparó hasta los 5,5 millones de espectadores y un 33% de cuota de pantalla.

Pese al buen dato, el certamen cayó solo en un año 1,5 millones de espectadores por el efecto que tuvo en 2017 el boom de OT con la pareja formada por Alfred y Amaia.

A tenor de estas cifras, ‘parece’ que Eurovisión sigue siendo un evento que atrae a muchísima audiencia…

Las audiencias de Eurovisión año a año

  • 2019 | Miki Núñez: 5.574.000 y 33,6%.
  • 2018 | Alfred y Amaia: 7.200.000 y 43,5%.
  • 2017 | Manel Navarro: 4.474.000 y 28,6%.
  • 2016 | Barei: 4.492.000 y 29,8%.
  • 2015 | Edurne: 5.958.000 y 39,3%.
  • 2014 | Ruth Lorenzo: 5.141.000 y 35,2%.
  • 2013 | El sueño de Morfeo: 5.369.000 y 33,1%.
  • 2012 | Pastora Soler: 6.542.000 y 43,5%.
  • 2011 | Lucía Pérez: 4.724.000 y 32,3%.
  • 2010 | Daniel Diges: 5.760.000 y 41,9%.
  • 2009 | Soraya Arnelas: 5.122.000 y 35,9%.
  • 2008 | Chikilicuatre: 9.336.000 y 59,3%.
  • 2007 | D’Nash: 3.373.000 y 28%.
  • 2006 | Las Ketchup: 4.892.000 y 38,9%.
  • 2005 | Son de Sol: 4.712.000 y 35,5%.
  • 2004 | Ramón: 6.826.000 y 50,1%.
  • 2003 | Beth: 8.790.000 y 58,4%.
  • 2002 | Rosa: 12.755.000 y 80,4%.
  • 2001 | David Civera: 5.614.000 y 45,7%.
  • 2000 | Serafín Zubiri: 4.056.000 y 34,8%.
  • 1999 | Lydia: 3.950.000 y 34,2%.
  • 1998 | Miker Herzog): 4.145.000 y 32,3%.
  • 1997 | Marcos Llunas): 3.224.000 y 30,3%
  • 1996 | Antonio Carbonell): 3.650.000 y 27,5%.
  • 1994 | Alejandro Abad): 3.037.000 y 26,1%.
  • 1993 | Eva Santamaría): 5.053.000 y 42,2%.
  • 1992 | Serafín Zubiri: 3.005.000 y 25,4%.

Pero… ¿es rentable celebrar Eurovisión?

En 2018 la actuación de Alfred y Amaia en Lisboa (Portugal) fue probablemente una de las más vistas in situ por los propios españoles.

La cercanía y el precio -mucho más asequible que otras capitales europeas- hicieron que Lisboa viviera una especie de invasión española durante la semana que duran los actos de Eurovisión. Y esa edición, una de las más austeras que se recuerdan, da buena cuenta de lo rentable que puede ser este festival.

El cálculo de la Asociación de Hostelería, Restauración y Similares de Portugal (AHRESP) es que la celebración de Eurovisión 2018 supuso para Lisboa una inyección directa de 100 millones de euros, superando los ingresos de la Expo, por ejemplo.

Lisboa obtuvo unos ingresos de 100 millones con la celebración de Eurovisión en 2018

Mientras, la televisión pública de Portugal y la organización del festival dedicaron a la realización de todas las galas poco más de 20 millones de euros, convirtiéndose en la producción más barata en una década, tal y como aseguró en su momento Jon Ola Sand, supervisor ejecutivo del Festival.

Eso sí, en la cara opuesta están otros países, como Azerbaiyán, que fue el anfitrión de Eurovisión 2011. En esta ocasión se gastaron casi 100 millones de euros en celebrar todas las galas y adecuar los recintos.

En cambio, según cálculos de las autoridades locales, el beneficio obtenido no llegó ni a los 8 millones de euros por la falta de visitantes.

¿Cuánto cuesta la participación de España en el Festival de Eurovisión?

Uno de los mayores secretos de RTVE en los últimos años ha sido el precio de la factura eurovisiva. A pesar de que la ley de Transparencia obliga a todas las administraciones públicas a dar publicidad a sus contratos, RTVE ha omitido durante años el coste real de algunas de sus producciones, entre ellas Eurovisión.

Después de varias peticiones en el Congreso de los Diputados, el ente público por fin ha difundido el coste de su participación en el Festival en los últimos años. De esta manera, el coste para la corporación oscila entre los 400.000 y 600.000 euros por año, según los últimos datos recogidos por Maldita.

De estos costes hay uno que siempre es fijo: los derechos de retransmisión que se pagan a la Unión Europea de Radiodifusión (UER) y que alcanzan los 300.000 euros cada año. En la década pasada, este ‘peaje’ por retransmitir Eurovisión le supuso a RTVE una factura de 2,9 millones de euros. ¿Y es esto mucho o poco?

Solo los derechos de retransmisión de Eurovisión alcanzan los 300.000 euros cada año

Las producciones audiovisuales en los canales de pago son mucho más elevadas, teniendo en cuenta el rendimiento del Festival de Eurovisión durante varios días (se emiten dos semifinales en prime time en La 2 de TVE más la final del sábado 22 de mayo en La 1 de TVE).

A todo ello habría que sumarle las millonarias visitas que le reportan a la web de TVE y sus canales de Youtube toda la difusión de los contenidos online, ya que Eurovisión es uno de los términos más buscados en Internet durante todo el año.

Por ese motivo, aunque TVE carece de publicidad, con Eurovisión consigue un beneficio más estratégico que económico: rejuvenecer y variar su target de audiencias al impulsar sus canales digitales.

Por ejemplo, en el portal especializado Vertele.com destacan que el coste de producción solo de un episodio de una serie española oscila entre los 200.000 y los 800.000 euros, una cantidad que varía según su complejidad. Un coste similar también puede alcanzar la emisión de un solo programa de Gran Hermano o Supervivientes, ya que la publicación estima que la factura asciende a más de 600.000 euros por jornada de emisión.

De hecho, en la misma TVE, cada emisión de ‘Masterchef’ está valorada en unos 600.000 euros y cada capítulo de ‘Cuéntame” en casi 800.000, con audiencias normalmente muy por debajo de las cotas que alcanza Eurovisión.

Los gastos de España en Eurovisión 2021

Pero, si la retransmisión cuesta 300.000 euros, ¿qué pasa con el resto del dinero? Además de los derechos de emisión, RTVE computa otros gastos. Por ejemplo, este año la factura total por la actuación de Blas Cantó en Rotterdam con “Voy a quedarme” llegará a los 611.000 euros.

Ya hemos visto que la cadena pública dedica 300.000 al ‘peaje’ para su retransmisión. El resto del dinero se dedica a aspectos técnicos, como la contratación de personal especializado para la realización de la actuación en el festival, así como la producción del videoclip o traslados del personal hasta Rotterdam, entre otros.

La factura total por la actuación de Blas Cantó en Rotterdam llegará a los 611.000 euros

Otros años también se ha dedicado presupuesto a galas para preseleccionar a los candidatos o incluso para pagar a Gestmusic, la productora de Operación Triunfo. En 2017 y 2018 volvió a ser la encargada de organizar la preselección de candidatos en una gala específica dentro del talent show.

Solo producir cada una de esas galas de preselección costaron al erario público unos 600.000 euros.

El negocio del televoto: esto es lo que cuestan las llamadas y SMS para votar en Eurovisión

Tal y como recoge Europa Press, tras una pregunta realizada al defensor del espectador tras el último festival de Eurovisión celebrado en 2019, RTVE asegura que el precio de las llamadas y SMS por votar en Eurovisión ha bajado un 25% desde 2015.

Pese a ello, estos números de tarificación especial siguen teniendo un coste bastante superior al de una llamada o SMS ordinario. En la edición de 2019, votar en Eurovisión por SMS costó en España 1,09 euros por mensaje, mientras que las llamadas tuvieron un coste de 1,45 euros desde red fija y de 2 euros desde móvil.

En la misma explicación, RTVE destaca que «la gestión del televoto en Eurovisión no es responsabilidad directa de RTVE, sino de la Unión Europea de Radiodifusión (UER)». «Son ellos quienes fijan la empresa que coordina todo el televoto en Europa y llega a acuerdos puntuales en cada uno de los países», concluye.

Lee también: Eurovisión 2021: estas son las comidas típicas de cada país

Quién representará a España en Eurovisión 2021 y qué posición tendrá

Blas Cantó ha sido el representante de España en Eurovisión tras el fallido certamen de 2020. Finalmente, su actuación con ‘Voy a quedarme’ se situó en la posición 24 de 26 países, con solo 6 puntos (cero puntos del televoto).

Si el año pasado las encuestas y las casas de apuestas no le situaban entre los favoritos con su tema ‘Universo’, este 2021 finalmente tampoco lo tuvo fácil con ‘Voy a quedarme’.

Muchos fans del festival han vuelto a criticar a TVE por su “poca implicación” a la hora de realizar una puesta en escena acorde a los temas que se presentan en Eurovisión.

Lo cierto es que las mejores posiciones de España en Eurovisión en los últimos años han sido con baladas en las que sobre el escenario solo aparecían las cantantes (Pastora Soler y Ruth Lorenzo) sin muchos más artificios. Ambas artistas consiguieron la posición 10ª.