“Si la epidemia llega a afectar a un número importante de personas en los países vecinos, algunas de cuyas economías son más importantes, el impacto regional financiero en dos años podría alcanzar los 32 mil 600 millones de dólares de aquí a fines del 2015″, señaló un informe de ésta institución.

Aun así el impacto económico ya es “profundo” en esos tres países pero podría transformarse en “catastrófico” en un escenario en el cual el ébola no sería más que débilmente contenido, señaló el Banco Mundial.

Sin embargo y según se destaca en el informe, “las repercusiones podrían ser limitadas si hay una acción “inmediata” de la comunidad internacional para frenar la epidemia y para atenuar el “factor miedo”, que puede impulsar a los países vecinos a cerrar sus fronteras o a suspender sus intercambios comerciales, agravando el impacto económico que provoca la presencia del virus”.

“La comunidad internacional debe encontrar los medios para sortear los obstáculos logísticos y transportar más médicos y personal de la salud, más camas de hospital y más asistencia sanitaria y de ayuda al desarrollo para detener al ébola”, precisó en el comunicado el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

Hasta el momento, la epidemia ha dejado cerca de 3 mil 500 muertos en Africa Occidental, principalmente en los países donde se focalizó la epidemia (Liberia, Guinea y Sierra Leona). El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han aumentado su ayuda dirigida hacia los países afectados por la epidemia.