1. Las fluctuaciones financieras. Desde la caída del mercado en 2008, los bancos centrales del mundo han inundado los mercados con dinero de flexibilización cuantitativa sin precedentes. Esta política, según algunos críticos, está causando una burbuja de crecimiento artificial y tan pronto como el dinero barato deja de fluir, las ventas lo hacen.

2. La globalización y el aumento de la eficiencia. Las empresas ya están subcontratando gran parte de la producción que solía ser sede en los Estados Unidos, China y la India para mejorar su productividad. Esta tendencia se ve aumentada por la llegada de empresas como Uber, que facilita el intercambio eficaz de los recursos ya existentes. La necesidad de producir seguirá disminuyendo mientras que las innovaciones continúan haciendo una producción más eficiente.

3. Los tornados tecnológicos. Las innovaciones en la tecnología están haciendo que los ciclos de vida de los productos continuamente sean más cortos. Con un panorama tecnológico tan rápidamente cambiante, cualquier infraestructura de negocios puede ser irremediablemente obsoleta y una carga costosa a corto plazo.