Mike Ozanian sostiene que estas cifras no son reales y que los propietarios del Guangzhou Evergrande han inflado el valor de mercado del equipo tras recuperarse de una transacción libre. De este modo, los propietarios del equipo estarían tratando de mantener a flote sus pequeñas acciones.

Hace casi dos años, Jack Ma compró la mitad del equipo de fútbol por 192 millones de dólares. Esta compra por parte del grupo Alibaba le dio al equipo un valor de 384 millones de dólares. En enero Guangzhou Evergrande recaudó 132 millones de dólares a través de la venta de un 5% del equipo al público.

Tras aquella operación, de repente, el equipo pasó a tener un valor de 2.6 billones de dólares. Ahora, un par de meses después de la operación en una nueva bolsa de valores china, Guangzhou tiene supuestamente un valor de 3.35 billones de dólares.

Parece sospechoso, he aquí el porqué: los ingresos del Manchester United durante los últimos 12 meses han sido de 700 millones de dólares, alrededor de diez veces más que los del Evergrande. De hecho, los ingresos del equipo de fútbol de Jack Ma están disminuyendo. Además, los Red Evils son rentables mientras que el Evergrande está perdiendo un montón de dinero.

Por otro lado, el Real Madrid tuvo unos ingresos de explotación (en el sentido de las ganancias antes de los intereses, impuestos, depreciación y amortización) de 149 millones de dólares durante 2014 y 2015. En otras palabras, las ganancias del equipo madrileño son mayores que los ingresos del Guangzhou Evergrande, por lo que los números no salen según Mike Ozanian, quien añade que “en las matemáticas del mercado de valores, a veces, si quieres quiere hacer algo muy grande, primero debes hacerlo pequeño“.