Iberdrola y el Arzobispado de Madrid se han aliado para desarrollar trece comunidades solares en diferentes ubicaciones de la Comunidad de Madrid, que van a permitir a más de 1.100 familias reducir su consumo hasta un 40% y acceder al autoconsumo renovable, sin necesidad de contar con una instalación propia ni de realizar ningún tipo de inversión, informó la compañía.

En concreto, esta modalidad de autoconsumo comunitario permite a los usuarios acceder a la energía 100% renovable generada desde las cubiertas de trece parroquias en las que se van a instalar más de 1.700 paneles con una potencia conjunta superior a los 800 kilovatios (kW), suficiente para producir anualmente más de 1.000 megavatios hora (MWh).

La energética indicó que estas instalaciones fotovoltaicas evitarán la emisión de más de 5.800 toneladas de CO2 a la atmósfera en los próximos 30 años.

Estas trece comunidades solares permitirán que más de 1.100 familias, que estén en un entorno de aproximadamente dos kilómetros de alguna de las trece ubicaciones, puedan suscribirse y ahorrar en sus facturas de la luz al consumir localmente parte de la energía renovable producida por esta instalación.

El delegado comercial de Iberdrola en Madrid, Antonio Armengot, indicó que este proyecto permite al grupo «seguir avanzando en el suministro de energía renovable de kilómetro cero, a través de una solución innovadora que ayudará al Arzobispado de Madrid y a más de 1.000 familias madrileñas a impulsar la sostenibilidad al mismo tiempo que ahorran en su factura».

Por su parte, José Luis Bravo, ecónomo diocesano del Arzobispado de Madrid, afirmó que la alianza muestra el «gran compromiso social» de la institución con cada uno de los proyectos que desarrolla.

«Este acuerdo con Iberdrola nos permitirá, además de contribuir con la sostenibilidad al permitir reducir la huella de carbono a las familias cercanas a nuestras parroquias, colaborar con la economía de los vecinos del barrio», dijo.