Las asociaciones bancarias AEB, CECA y UNACC, en colaboración con Sepblac, han organizado, por sexto año consecutivo, la Jornada Sectorial de Prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo, un encuentro cuyo objetivo es impulsar el diálogo entre el sector privado y el sector público en materia de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

El encuentro, celebrado en el salón de actos de CECA, ha reunido a expertos del sector bancario en estas materias en España, de organismos supervisores y autoridades regulatorias.

A la jornada han asistido representantes de casi todas las entidades de crédito adheridas a las asociaciones organizadoras, todos ellos especializados en prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

En esta nueva edición se ha puesto el foco en la actualización de las novedades regulatorias, las últimas tipologías de riesgo, el enfoque supervisor y otros temas de actualidad, como el impacto de las sanciones financieras internacionales y la candidatura de España para situar Madrid como sede de la nueva autoridad europea (AMLA) que es apoyada por el sector.

La jornada ha sido inaugurada por la directora corporativa de Riesgos y Cumplimiento de CECA Raquel Cabeza, que ha dado paso al punto inicial de la jornada, las novedades regulatorias, que suponen un reto para la industria.

Para la vocal asesora de la Subdirección General de Inspección y Control de Movimiento de Capitales, del Tesoro, Irene Sánchez, las novedades regulatorias a las que se deberán enfrentar las entidades en los próximos meses estarán marcadas por la creación de la nueva autoridad europea Anti-Money-Laundering Authority (AMLA), el paquete legislativo europeo EU AML package y la Presidencia española del Consejo de la Unión Europea.

A continuación, se han celebrado tres mesas redondas en las que han participado representantes del sector público y del sector privado, intercambiando conocimientos, experiencias y buenas prácticas.

La primera ha estado dedicada al impacto de las sanciones financieras internacionales con especial atención a aquellas derivadas de la guerra en Ucrania, mientras que la segunda ha girado en torno a los retos que presentan las nuevas tipologías y tendencias en materia de prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

Finalmente, la última de las mesas ha versado sobre cuestiones de actualidad en materia supervisora.

La jornada sectorial ha concluido con la exposición del director del Sepblac, Pedro Comín, quien ha pedido estar «lo mejor preparados» para el futuro, al tiempo que ha destacado la importancia de adaptarse al cambio y a los imprevistos que la nueva autoridad y la nueva regulación van a suponer.

«Nuestro interés como supervisores es que las mejores prácticas siempre se conviertan en los estándares del mañana, en la normalidad», ha sostenido.