Economía

Burberry gana un 23,7% más en su año fiscal gracias al rebote de China en el arranque de 2023

La cadena textil británica Burberry contabilizó un beneficio neto atribuido de 490 millones de libras (563 millones de euros) en el conjunto de su año fiscal, finalizado en marzo, lo que se corresponde con un incremento del 23,7% con respecto a las ganancias registradas en el ejercicio precedente, impulsado por el rebote de la actividad en China en los primeros meses de 2023.

La facturación de la compañía se incrementó un 9,5% anual, hasta 3.094 millones de libras (3.558 millones de euros). Por segmentos de negocio, la división de venta al por menor creció un 10%, hasta 2.501 millones de libras (2.876 millones de euros), mientras que los ingresos por distribución mayorista avanzaron un 6%, hasta 543 millones de libras (624 millones de euros).

Por áreas geográficas, los ingresos de Burberry en el conjunto del ejercicio fiscal crecieron un 2% en Asia Pacífico y un 27% en la región EMEIA (Europa, Oriente Próximo, India y África), mientras que en América los ingresos cayeron un 3% en el año.

Las ventas comparables en tienda en China continental cayeron un 11% en el año, lastradas por la significativa interrupción de la actividad registrada en el primer y el tercer trimestre, con caídas del 35% y del 23% respectivamente, sólo parcialmente compensada en el segundo trimestre del ejercicio, julio a septiembre de 2022,con una caída del 1%, mientras que entre enero y marzo de 2023 se observó un rebote del 13% de la facturación comparable en China.

«Hemos logrado un desempeño financiero sólido, respaldado por un buen progreso en nuestras categorías principales, con una aceleración de los ingresos en el cuarto trimestre a medida que el crecimiento se recuperó en China», declaró Jonathan Akeroyd, consejero delegado de Burberry.