Economía

El Congreso vota esta semana si aumenta el impuesto a la banca y a las energéticas

EH Bildu defenderá esta semana en el Pleno del Congreso una iniciativa instando al Gobierno a ampliar la carga impositiva de los gravámenes extraordinarios a la banca y energéticas, aprobados a final del año pasado junto con el impuesto a las grandes fortunas. Esta votación se adelanta a la proposición de ley que Unidas Podemos ha registrado este viernes para duplicar el impuesto a la banca.

La propuesta de los independentistas vascos, que se votara el jueves, se incluye en una moción consecuencia de la interpelación que dirigieron el pasado miércoles a la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, sobre las reglas fiscales europeas durante la última sesión plenaria.

Para Bildu, según explica en su propuesta, deben ser «las grandes corporaciones», los «sectores con más rentabilidad y las grandes fortunas y patrimonios» quienes deben soportar la estabilidad fiscal exigida, a diferencia, dicen, de lo sucedido en la crisis financiera de 2008. «Esta estabilidad deberá darse por medio del aumento de los ingresos por parte de los sectores económicos que más están enriqueciéndose», defiende el grupo.

Pero no solo quiere incrementar la carga, ya que EH Bildu también plantea ampliar el periodo de aplicación de los mismos, que de momento está fijado en 2024 con el compromiso del Gobierno de estudiar la viabilidad de hacer los tributos permanentes.

Bildu no es la única formación que ha pedido redoblar la carga impositiva de estos impuestos. Unidas Podemos ha registrado este viernes también una proposición de ley en el Congreso para, precisamente, doblar el impuesto a la banca desde el 4,8% actual a un 9,6%.

EL FUTURO DEL IMPUESTO NO ESTÁ ESCRITO

El futuro de estos impuestos más allá del 2024 está en el aire y podrían verse concluidos con el futuro impuesto mínimo global del 15% para los grupos de empresas multinacionales y los grupos nacionales de gran magnitud en la UE.

Según explicó en el Congreso el secretario de Estado de Hacienda, Jesús Gascón, en cuanto entre en vigor este nuevo tributo, que sería un tipo de Impuesto de Sociedades, el Gobierno se replantearía la continuidad de los gravámenes.

Además de hablar sobre estos gravámenes, EH Bildu pide también rechazar, en los marcos de decisión europeos, cualquier propuesta de la Comisión Europea que suponga la aplicación de austeridad y recorte de la inversión pública y social. La formación contextualiza esta propuesta en la recuperación de del Pacto de Estabilidad y Crecimiento europeo, que fue suspendido a raíz de la pandemia para flexibilizar las condiciones fiscales a los Estados Miembros y próximamente se prevé recuperar.

REGLAS FISCALES EUROPEAS

Durante la interpelación a Calviño, la ministra dijo que España ejercerá de mediador en el marco de su presidencia de la Unión Europea para alcanzar un acuerdo a final de este año en lo relativo a unas nuevas reglas fiscales comunes en el continente, pero que se adapten a cada país.

En este escenario, los vascos proponen no aplicar recortes sociales ni en servicios públicos, además de «mantener y reforzar» el escudo social desplegado durante los últimos tres años, así como las medidas en diferentes ámbitos que lo componen.

Por último, EH Bildu plantea una relajación de la senda fiscal de las entidades locales, con visos a «asegurar la capacidad de inversión y despliegue de políticas públicas».