Estrella Galicia cuenta con unas perspectivas de crecimiento «muy sólidas» y «optimistas» a corto plazo en Paraguay, su tercer mayor mercado en volumen de Latinoamérica y donde acaba de organizar un evento para celebrar sus siete años de trayectoria en el país.

Durante dicho encuentro, en el que se contó con la presencia de más de 300 invitados, la firma de origen gallego ha aprovechado para anunciar «un fuerte impulso» al mercado de Paraguay en los próximos años.

Hijos de Rivera opera en Paraguay de la mano de la distribuidora La Caoba, que comercializa la gama con y sin alcohol de Estrella Galicia, así como la familia completa de Cervezas 1906. Paraguay es actualmente «un país estratégico» para el desarrollo de la empresa en la zona.

FÓRMULA «MUY ILUSIONANTE»

El presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera, Ignacio Rivera, ha destacado en el evento que tanto su experiencia hasta ahora como las expectativas en Paraguay son «muy ilusionantes».

«Estoy muy satisfecho de comprobar que nuestra fórmula funciona igual de bien al otro lado del charco y, para ello, contar con aliados como La Caoba, que saben transmitir los valores de nuestro producto y comparten nuestra filosofía y propósito como empresa, es una de las claves indiscutibles», ha afirmado.

La Caoba es una empresa familiar con más de 70 años de historia. Su fundador fue un joven italiano que, con solo 12 años, llegó a Paraguay huyendo de Europa durante la II Guerra Mundial. Hoy, La Caoba es un grupo especializado en la venta de productos delicatessen, artífice del desarrollo de las cervezas de Hijos de Rivera en el país.

Los equipos de ventas de La Caoba, clientes, personalidades y algunos de los medios de comunicación del país asistieron a un evento que estuvo marcado por el espíritu artesano, tanto de las cervezas de Hijos de Rivera, como de la artesanía tradicional paraguaya, que mostró en vivo su labor durante evento.

Ignacio Rivera agradeció «el excelente trabajo» que están haciendo los equipos de ventas de La Caoba y encabezó un brindis por todos los éxitos compartidos que llegarán a partir de ahora. Esta celebración tuvo lugar en el complejo Textilia, una antigua zona industrial reconvertida en el barrio más alternativo de la capital.