El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha advertido a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de que la mesa para abordar la subida de los salarios no permanecerá abierta «sine die», por lo que ha advertido de movilizaciones «más intensas» que las del pasado año si no se cierra un acuerdo sobre los criterios de negociación de los convenios.

«Que no se equivoque la patronal», ha expresado Álvarez, quien ha puntualizado que si no se cierra un acuerdo al respecto, habrá «bronca», y de «mayor intensidad», ha señalado, que las de 2022.

Álvarez ha calificado como una «mala noticia» que la CEOE se haya pronunciado sobre su propuesta de subida salarial a los trabajadores del 13% hasta 2024 porque considera que debería haber tenido la «delicadeza» de hacerlo en la reunión prevista para el próximo 13 de marzo.

En declaraciones en Mérida, donde ha estado acompañado por la secretaria general de UGT Extremadura, Patro Sánchez, con motivo de los I Premios 8 de marzo ‘Isabel Expósito Agúndez’, se ha mostrado muy molesto con la forma en la que la patronal ha «despachado» su oferta, teniendo en cuenta que la organización empresarial «no ha hecho ni una propuesta en un año largo de reuniones para el acuerdo de negociación colectiva».

«Que despache nuestra propuesta de la manera que la ha despachado no es un buen comienzo», ha dicho el secretario general de UGT, quien no obstante, ha preferido dejar su valoración en este punto para que el diálogo pueda tener el día 13 el deseado «buen comienzo».

En cualquier caso, sí ha querido advertir a los empresarios de que no mantendrán esta mesa de diálogo abierta ‘sine die’: «o quieren negociar o la alternativa será convenio a convenio, sector a sector, provincia a provincia, y movilización a movilización».

Por otro lado, preguntado al respecto, ha dicho que no ha recibido ninguna llamada del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá Belmonte, para abordar la reforma de las pensiones.