El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha acusado de «falta de patriotismo y de respeto» a Ferrovial por su anuncio de trasladar su sede a Países Bajos y ha asegurado que se debe a «razones políticas», instando a «desconfiar» de aquellos que «llevan tanta bandera y luego salvan tanto la cartera».

Álvarez, a preguntas de los medios tras participar este jueves en el II Foro Económico Español de Castilla-La Mancha celebrado en Toledo, ha recordado que España ha hecho que Ferrovial «sea hoy lo que es», recordando que en la década de los 60 «gozó de privilegios desde el punto de vista de la contratación pública».

Así, el secretario general de UGT ha alegado que la empresa hace esto tanto por razones económicas como por razones políticas, explicando que, con respecto al primer término, no cree que Ferrovial vaya a quedarse en Países Bajos sino que «va a ir más allá».

De igual modo, con respecto a las razones políticas, ha negado que se pueda hablar de «inseguridad jurídica» en España, porque «no existe», y ha señalado que la compañía tenía prevista «hace diez años» su salida del país, que únicamente fue aplazada «porque querían ir a Londres y apareció el Brexit».

Álvarez ha aprovechado también para cargar contra algunos de los accionistas importantes de la empresa, asegurando que «algunas de las nobles familias acionistas» de Ferrovial «son los que luego se exhiben más patrióticos».