Credit Suisse ha mantenido su visión de sobreponderar a Banco Santander, con un precio objetivo para la entidad de 4,50 euros por título, después de conocer el «ambicioso camino» que la entidad ha presentado hoy al mercado para el periodo 2023-2025 y que incluye un objetivo de rentabilidad sobre el patrimonio tangible (RoTE) de entre el 15% y el 17% para 2025.

El plan también contempla un aumento de los ingresos en torno al 7% u 8% al año de media en euros constantes en 2023-2025, con un crecimiento de entre el 8% y el 9% de los ingresos por comisiones, un aumento de los costes de entre el 4% y el 5%, una tasa de eficiencia de aproximadamente el 42% y un coste del riesgo de entre 100 y 110 puntos básicos al final del periodo.

Los analistas destacan que, en línea con sus expectativas, el plan de Santander buscará mejorar la rentabilidad de las unidades de negocio claves, especialmente Europa, Estados Unidos y Digital Consumer Bank (DCB), con objetivos de RoTE para 2025 del 15% en cada caso.

En cuanto a la política de remuneración de los accionistas, Credit Suisse resalta de forma positiva el objetivo de conseguir que la rentabilidad de los activos ponderados por riesgo se sitúe por encima del coste de capital para el 85% de los RWA en 2025, y señala que el objetivo de la ratio CET1 ‘fully loaded’ se mantendrá en el 12%, mientras que el banco espera impactos regulatorios derivados de la implementación de Basilea III de entre 20 y 25 puntos básicos por año.

«Si bien el objetivo de ‘pay out’ se ha aumentado al 50%, en línea con el consenso, pero por debajo de nuestras expectativas [Credit Suisse esperaba que el banco elevase al 60% el ‘pay out’], consideramos que los objetivos ambiciosos de crecimiento de ingresos y de rentabilidad podrían ofrecer cantidades absolutas de remuneración a los accionistas muy por encima de las expectativas», concluyen.