Economía

El Banco Mundial moviliza un paquete de 2.500 millones de dólares para respaldar a Ucrania

El Grupo Banco Mundial ha anunciado que movilizará un paquete de 2.500 millones de dólares para respaldar a Ucrania y mantener los servicios esenciales y las funciones gubernamentales centrales en el primer aniversario de la invasión del país por parte de Rusia.

La subvención brinda apoyo directo al presupuesto de Ucrania bajo el Proyecto de Gastos Públicos para la Resistencia de la Capacidad Administrativa en Ucrania (PEACE) del Banco Mundial. Los fondos, proporcionados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), se transferirán al Gobierno de Ucrania después de que el Banco Mundial realice la verificación adecuada.

Según informa Banco Mundial en un comunicado, este paquete de financiación adicional al proyecto PEACE apoyará sectores clave, incluidos la atención médica, las escuelas, el pago de pensiones, los pagos para personas desplazadas internamente, los programas de asistencia social y los salarios de los empleados que brindan servicios gubernamentales básicos.

«Un año después de que Rusia invadiera Ucrania, el mundo sigue siendo testigo de la horrible destrucción infligida al país y a su pueblo», ha subrayado el presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass.

Asimismo, ha recordado que el Banco Mundial ha movilizado 20.600 millones para apoyar a Ucrania desde el comienzo de la guerra. «Continuaremos apoyando al pueblo de Ucrania a través de proyectos de reparación urgentes y la coordinación con el Gobierno para los esfuerzos de recuperación y reconstrucción», ha aseverado.

Hasta la fecha, el Banco Mundial ha movilizado más de 20.600 millones en financiamiento de emergencia en apoyo al pueblo de Ucrania, incluidos compromisos de donantes como Estados Unidos, Reino Unido, Países Bajos, España, Noruega, Alemania, Canadá, Suiza, Suecia, Dinamarca, Austria, Finlandia, Irlanda, Lituania, Letonia, Islandia, Bélgica y Japón (financiamiento paralelo). Este apoyo vital «continúa siendo fundamental» para abordar los devastadores impactos humanos y económicos de la guerra.