El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha concedido a Iberdrola un préstamo verde de 150 millones de euros para la construcción en Italia de una cartera de proyectos eólicos y fotovoltaicos con una capacidad total de unos 400 megavatios (MW), según ha informado este lunes la compañía.

Estas nuevas instalaciones producirán energía verde y competitiva equivalente al consumo medio de hasta 260.000 hogares y los proyectos supondrán una inversión total de más de 300 millones de euros. En su conjunto, las nuevas infraestructuras crearán aproximadamente 600 empleos al año durante la fase de construcción.

El BEI financiará plantas pequeñas y medianas, solares fotovoltaicas y eólicas y sus instalaciones de conexión, que se encuentran principalmente en zonas del sur de Italia, regiones de cohesión por la Unión Europea.

La financiación también incluirá infraestructuras auxiliares como carreteras de acceso, subestaciones e interconexiones. Iberdrola indica que estas inversiones no sólo aumentarán la generación de energía limpia, sino que también mejorarán la seguridad del suministro, y permitirán impulsar el crecimiento económico y el empleo de las regiones.

La vicepresidente del BEI, Gelsomina Vigliotti, ha afirmado que para el Banco del Clima de la UE es «prioritario» garantizar la financiación que asegure un suministro de energía resiliente y sostenible. «Nos complace colaborar con Iberdrola en el desarrollo de sus primeras plantas renovables en Italia, y nuestro compromiso en la consecución de objetivos climáticos», ha subrayado.

Por su parte, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha asegurado que este nuevo préstamo verde suscrito con el BEI permite incrementar la contribución de la compañía a una Europa capaz de alcanzar sus objetivos climáticos y aumentar su autonomía energética. «El liderazgo del Banco Europeo de Inversiones es esencial para lograrlo», ha indicado.

Iberdrola cuenta ya con una cartera de proyectos de casi 3.000 MW, entre ellos un parque fotovoltaico de 23 MW ya operativos y otros 4 proyectos autorizados próximos a empezar la construcción por un total de 116 MW.

Durante la última década, el Grupo Banco Europeo de Inversiones ha canalizado casi 100.000 millones de euros hacia el sector energético de la UE, lo que ha ayudado ahora a Europa a superar la crisis provocada por el recorte del suministro de gas ruso.

Así, solo en los nueve primeros meses de 2022, el apoyo financiero suscrito por el BEI alcanzó un total de más de 8.300 millones de euros destinados a proyectos de eficiencia energética, energías renovables, electricidad y almacenamiento dentro de la UE.

En octubre de 2022, el consejo de administración del BEI decidió elevar los volúmenes de financiación para energías limpias del grupo a niveles sin precedentes en apoyo del objetivo del plan REPowerEU, que tiene como objetivo poner fin a la dependencia de Europa de las importaciones rusas de combustibles fósiles. En los próximos cinco años, se invertirán otros 30.000 millones de euros más, que se añadirán al apoyo del BEI al sector energético en la UE.

AVANZAR EN SU ESTRATEGIA DE SOSTENIBILIDAD

De su lado, Iberdrola continúa avanzando en su estrategia de sostenibilidad, basada en la electrificación de la economía y orientada a la lucha contra el cambio climático y la creación de riqueza y empleo en las comunidades donde se opera.

A cierre de septiembre, el importe neto de la deuda de Iberdrola ascendía a 44.293 millones de euros, y la actual operación de bonos verdes del mundo con más de 16.000 millones de euros; alrededor de la misma cuantía en líneas de crédito ESG; papel comercial por 5.000 millones, y alrededor de unos 3.000 millones en préstamos y financiación estructurada.