El número de partícipes en sociedades de inversión de capital variable (sicavs) registró una caída del 50,19% en los nueve primeros meses del 2022, cuando se situaba en 174.291, al mismo tiempo que su patrimonio se redujo un 29,82% hasta los 20 millones, según la última estadística publicada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Estas caídas son resultado de la entrada en vigor el 1 de enero de 2022 de la Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, que establece nuevas condiciones para que las sicavs sigan tributando al 1% en el impuesto de sociedades, como que cada uno de sus al menos 100 socios alcancen una inversión mínima de 2.500 euros. De no cumplir este requisito tendrán que tributar por un 25% de su beneficio.

El cambio normativo estableció un régimen transitorio durante el año pasado por el que se puede acordar la disolución y liquidación de estas sociedades sin costes fiscales y diferir la tributación de las ganancias derivadas de la liquidación, siempre que los accionistas reinviertan la totalidad de su cuota de liquidación en otras instituciones de inversión colectiva (IIC) españolas.

Por otra parte, la oferta de fondos de inversión aumentó en un 0,87% hasta septiembre al colocarse en los 1.625 vehículos, mientras que los partícipes aumentaron el 2,34%. El patrimonio en estos vehículos se situó en 299.627 millones, lo que supone una caída del 7,72%.

Los fondos y sicavs extranjeros comercializados en España se situaron en 1.082 a finales de septiembre frente a los 1.074 que había a finales de 2021, con 6,51 millones de partícipes, el 7,2% más. Su patrimonio se colocó en 204.425 millones, el 26% menos.