Los sindicatos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social han convocado concentraciones frente a las distintas sedes de todo el país el próximo lunes, 23 de enero, a las 12.00 horas, para exponer el rechazo de la plantilla «a la incapacidad del Gobierno de reforzar este organismo», como han informado en un comunicado.

Estas manifestaciones precederán a la huelga prevista para el próximo miércoles, 25 de enero, ante la falta de avances con el Ministerio de Trabajo y Economía Social y el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

CCOO, CCOO, CIG, CSIF, Sitss, Sislass, UGT, UPIT y Usess, todas las organizaciones convocantes, aseguran en el comunicado que seguirán «profundizando en el conflicto hasta que el Gobierno cumpla con el acuerdo» firmado en julio de 2021.

Los sindicatos denuncian que «a pesar de las convocatorias de huelga, del deterioro del clima laboral en todos los centros, de la práctica unanimidad de todas las organizaciones participantes en la defensa de los derechos de la plantilla en intensificar la protesta en el organismo» siguen sin recibir respuestas por parte del Gobierno.

Los convocantes advierten de que la «confrontación laboral» abierta en la Inspección de Trabajo «se va a ir endureciendo» si el Ejecutivo no ofrece soluciones.

Las concentraciones del próximo lunes serán «una nueva demostración del cansancio y hastío de la plantilla de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social».