El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha señalado este martes tras la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, el Eurogrupo, que Bruselas está abierta a «ajustes» pero no a «cambios» en el marco de las ayudas estatales para frenar el impacto de la nueva Ley para la Reducción de la Inflación (IRA) estadounidense con un paquete de 369.000 millones de dólares.

Dombrovskis ha abogado así por «preservar la igualdad de condiciones y hacer ajustes» pero ha rechazado cambiar el marco de las ayudas estatales, una flexibilización que plantean países como Francia o Alemania, ya que es un «elemento importante del Mercado Único».

En este sentido, la ministra de Finanzas de Suecia, que ostenta la presidencia de turno del Consejo, Elisabeth Svantesson, ha destacado la «vital discusión» sobre los subsidios estadounidenses que han mantenido los Veintisiete de manera informal y ha apuntado que muchos de los ministros han aportado sus propias opiniones al respecto.

Durante la reunión de este martes, el vicepresidente económico ha informado a los ministros del ramo de que la UE continua trabajando «a todos los niveles» para encontrar una solución comunitaria al dopaje de la industria estadounidense, algo en lo que trabaja de forma conjunta con sus homólogos norteamericanos.

No obstante, la UE ha perfilado también su propia respuesta al problema, a través de un plan de inversión en industrias «limpias» anunciado este martes en el foro económico de Davos (Suiza) por la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, que lleva aparejada una legislación para un tejido de «cero emisiones» con objetivos «claros» a partir de 2030.

Asimismo, a medio plazo, la solución para contrarrestar el impacto de las subvenciones estadounidenses en la economía europea pasará por la creación de un fondo soberano que evite también la fragmentación del Mercado Único.

Por esta razón, según ha explicado Dombrovskis, las políticas de la UE a este respecto irán encaminadas a reforzar el Mercado Único antes de empezar a trabajar en la adaptación de las normas sobre ayudas estatales, todo ello encaminado a preservar un terreno de juego igualitario.