La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha apuntado que la previsión de crecimiento de diferentes organismos nacionales e internacionales es que la economía española se situará en 2023 por encima de la media de los países de la OCDE, del G20 y de la Unión Europea.

Así lo ha remarcado en la sesión de control del Congreso de este miércoles, donde ha insistido en la «fortaleza» de la economía española, incluso en un contexto internacional «complejo» y de gran incertidumbre.

Pese a ello, la ministra prevé encarar el comienzo de 2023 «con relativa fortaleza». Esto después de un cuarto trimestre en el que se ha observado un «gran dinamismo» en el consumo y la inversión, al tiempo que el mercado de trabajo ha seguido creando empleo. A esto se añade la moderación en la subida de los precios, después de que el IPC haya bajado cuatro puntos en noviembre.

Todo ello a raíz de las críticas de «estancamiento» de la economía vertida por el diputado de VOX Iván Espinosa de los Monteros. A esto, la vicepresidenta ha recordado que una posible ralentización del crecimiento económico «no es un estancamiento». Además, ha recordado que el PIB español creció un 5,5% el año pasado, mientras que la previsión del Gobierno «muy prudente «para 2022 es de un incremento del 4,4%, después de haber demostrado «fortaleza» en el rendimiento hasta noviembre.

También ha puesto de relieve haber aprobado los Presupuestos en tiempo y forma para dar certidumbre en un momento «especialmente complicado». Por último, ha garantizado que el Gobierno apuesta por actuar con «prudencia y responsabilidad» para mejorar la situación social del país y gobernar para la mayoría.