Economía

El impacto medioambiental causado por el turismo cayó a la mitad por la pandemia

El turismo llegó a generar el 8,1% de las emisiones globales contaminantes a durante su mejor ejercicio de actividad, 2019, para reducirse a la mitad justo un año después con la llegada de la pandemia, de la que aún no se ha recuperado, según se desprende del primer estudio del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) sobre el impacto ambiental de su actividad, presentado este martes en Riad.

El estudio, Environmental & Social Research (ESR), ha reunido datos de 185 países, una «primera vez» que se actualizará cada año y de la que se ha enorgullecido la WTTC, la principal organización internacional de empresarios y directivos del sector, que celebra su 22 cumbre en la capital saudí.

«En uno de los mayores proyectos de investigación de su clase jamás realizados, la WTTC puede por primera vez, de forma exacta, informar y hacer seguimiento sobre el impacto que las industrias del sector tienen en el medioambiente», ha recalcado la organización, que sostiene que sus resultados actualizan lo que se pensaba hasta ahora en lo referido al impacto mediambiental del turismo, que se estimaba responsable del 11% del total de emisiones.

En realidad éstas fueron algo menores y supusieron el 8,1% en 2019, el año de mayor actividad global, y en 2020 se redujeron al 4,2% por el impacto de la pandemia, según sus cálculos. En 2021, también afectado por el coronavirus, aportó el 4,6% del total de emisiones, sin que se ofrezcan números sobre 2022, año en el que se ha rozará la recuperación total de la pandemia, según estimaciones. «Estos datos darán a los gobiernos información detallada que necesitan para acometer avances frente al Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU», ha dicho en rueda de prensa la presidenta del WTTC, Julia Simpson.

Simpson ha animado a que los diferentes Ejecutivos potencien inversiones en energías no contaminantes que permitan mejorar los datos de este informe, que se ampliará con información sobre medidas sobre el impacto del sector ante indicadores de polución, fuentes de energía, uso del agua y también datos demográficos, incluyendo perfiles de edad, ingresos y género relativos al empleo.

«Los viajes y el turismo están haciendo grandes esfuerzos por descarbonizarse, pero los gobiernos deben sentar el marco. Necesitamos una férrea concentración en incrementar la producción de combustibles sostenibles para la aviación con iniciativas gubernamentales. La tecnología existe», ha insistido Simpson, que ha abogado también la energía renovable para otras actividades.

Un llamado a la acción política que ha combinado con un reconocimiento a la labor del sector de viajes y turismo, dado que, ha remarcado, presenta una «divergencia» entre su crecimiento económico y su huella climática entre 2010 y 2019 que «evidencia que se está desligando» de las emisiones de gas invernadero.

De hecho, ha apuntado, estas emisiones se ha reducido «de forma constante» desde 2010 debido a desarrollos tecnológicos y medidas de eficiencia energética en el sector. Así, según datos de WTTC, entre 2010 y 2019 el PIB del sector se ha incrementado de media un 4,3% anual, mientras que la huella ecológica «solo» ha aumentado un 2,4%.